Ciencia
Cada país decidiría su propia respuesta y actuaría por su cuenta

El propio Shostak se preguntó: «¿Quién sabe qué habrá en los sótanos del Pentágono?». El Ejército de los Estados Unidos ya mostró en el pasado su vocación de prepararse para contingencias aparentemente improbables. Por ejemplo, entre los años 20 y 30 hizo planes para prepararse frente a una invasión británica de Canadá.

En todo caso, de acuerdo con la visión del astrónomo, en caso de que un artefacto alienígena llegara a la Tierra, cada país decidiría su propia respuesta y actuaría por su cuenta.

Pero no cree que haya que preocuparse demasiado por esta aparente falta de preparación. Según dijo en Space.com, los protocolos para extraterrestres llegados a la Tierra desde las profundidades del espacio podrían «compararse con los protocolos que harían los neandertales en caso de que se presentaran allí las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos». El desfase tecnológico entre una civilización capaz de recorrer distancias interestelares y los humanos, que solo han logrado viajar hasta la Luna, sería abismal.

Los Protocolos post-detección recogen básicamente una serie de líneas de actuación para gobiernos y científicos, pero ni es un plan de acción global ni tiene carácter de ley. «Básicamente dice que si captas una señal, tienes que comprobarlo, decírselo a todo el mundo y no enviar una respuesta hasta que no haya habido un acuerdo internacional, signifique esto lo que signifique», ha explicado Seth Shostak en Space.com.

Galería de imágenes: