Ciencia
Circunestelares: Los discos de acreción alrededor de estrellas recién nacidas. NASA

Los patrones en discos de polvo y gas observados alrededor de las estrellas jóvenes, pueden no tener que ver con la formación de planetas en absoluto.

Una explicación alternativa de científicos de la NASA sugiere que el polvo y el gas en el disco pueden formar los propios patrones cuando interactúan con la luz de las estrellas.

Cuando la luz estelar ultravioleta de alta energía golpea los granos de polvo, elimina los electrones. Esos electrones colisionan con el gas cercano y lo calientan. A medida que el gas se calienta, su presión aumenta y atrapa más polvo, que a su vez calienta más gas.

El ciclo resultante, llamado inestabilidad fotoeléctrica (PeI), puede trabajar en conjunto con otras fuerzas para crear algunas de las características que los astrónomos han asociado anteriormente con los planetas en los discos de escombros. Un estudio de 2013 sugirió que PeI podría explicar los anillos estrechos que se ven en algunos discos.

El modelo también predijo que algunos discos tendrían arcos, o anillos incompletos, que no se observaron directamente en un disco hasta 2016. La nueva simulación incluye un nuevo factor adicional: la presión de radiación, una fuerza causada por la luz de las estrellas que golpea los granos de polvo.

La luz ejerce una fuerza física diminuta sobre todo lo que encuentra. Esta presión de radiación impulsa las velas solares y ayuda a dirigir las colas del cometa para que siempre apunten lejos del Sol. La misma fuerza puede empujar el polvo en órbitas altamente excéntricas e incluso expulsar por completo algunos de los granos más pequeños del disco.

La nueva investigación modeló cómo la presión de radiación y PeI trabajan juntos para afectar el movimiento de polvo y gas, y también descubrió que las dos fuerzas manifiestan diferentes patrones dependiendo de las propiedades físicas del polvo y el gas.