Ciencia
Marte en el pasado y ahora. NASA

El análisis de los datos sobre arcillas en Marte revela que el planeta rojo experimentó cortos periodos hace miles de millones de años en los que el agua líquida formó ríos, lagos e incluso mares.

El registro rocoso antiguo de Marte ha estado en desacuerdo con el modelado climático. La presencia de redes de valles, canales dendríticos y deltas en terrenos antiguos apuntan a corrientes de agua y erosión fluvial en los comienzos de Marte, pero los modelos climáticos indican que las condiciones cálidas a largo plazo no eran sostenibles.

Los filosilicatos generalizados y otros minerales acuosos en la superficie marciana proporcionan evidencia adicional de que un clima marciano temprano y húmedo resultó en la meteorización de la superficie, según subraya un nuevo estudio publicado en Nature Astronomy.

Algunos de estos filosilicatos se formaron en ambientes corticales subsuperficial, sin asociación con el clima marciano, mientras que otros afloramientos ricos en filosilicatos exhiben morfologías estratificadas y amplias estratigrafías consistentes con la formación de la superficie.

El nuevo estudio, liderado por el Centro de Astrobiología del CSIC y basado en los datos remitidos por las sondas orbitales en Marte, se desarrolla un nuevo modelo geoquímico para el Marte temprano para explicar la formación de estas rocas arcillosas en lugares cálidos y húmedos.

"Proponemos que ambientes esporádicos, temporalmente cálidos y húmedos, durante un periodo frío en la historia del Marte antiguo, hicieron posible la formación de filosilicatos sin el requisito de condiciones húmedas y cálidas de larga duración".

El estudio analizó tres tipos diferentes de arcillas identificadas en rocas antiguas de Marte.

  • Uno, formado lpor arcillas ricas en magnesio y generadas bajo la superficie en manantiales hidrotermales, que suelen presentarse como mezclas de saponitas, serpentinas, cloritas, talco y carbonatos.
  • Otro, compuesto por arcillas ricas en hierro y aluminio, que se producen a temperaturas comunes en la superficie de la Tierra, en lugares como ríos o lagos, y que generalmente pertenecen al grupo de las esmectitas.
  • Y el tercer grupo lo constituyen arcillas que se forman a temperaturas muy bajas, que suelen corresponder a aluminosilicatos poco cristalizados.

Según la investigación, este modelo para la formación de aluminosilicato en Marte es consistente con las características geológicas observadas, la diversidad de mineralogías acuosas en rocas superficiales antiguas y los escenarios de paleoclimatización de última generación.