Ciencia
Rayos cósmicos. NASA

China ha completado la construcción de la primera estructura de su futuro detector gigante de rayos cósmicos, que abarcará el equivalente a diez campos de fútbol.

El observatorio LHAASO (Large High Altitude Air Shower Observatory) se levanta en las montañas de la parte oriental de la meseta de Qinghai-Tibet, a 4.110 metros de altitud.

La estructura consiste en una piscina hermética de agua donde ahora se instalarán detectores de rayos cósmicos, para que este operativa a final de este año. Junto a otras dos piscinas similares en proyecto conformarán un enorme detector de partículas de rayos cósmicos Cherenkov WCDA (Water Cherenkov Detector Array).

El detector Cherenkov tiene por finalidad registrar la caída de rayos cósmicos. Se basa en el llamado efecto Cherenkov (en honor a Pavel Alexeievich Cherenkov, premio Nobel de física en 1958, por haberlo descubierto). Este se produce cuando una partícula cargada se mueve en un medio transparente con velocidad mayor que la que tendría la luz en dicho medio.

Después de su finalización, el área de detección efectiva del WCDA se extenderá por 22.500 metros cuadrados, y se convertirá en el conjunto de detectores más grande y más sensible de este tipo en el mundo, informa la Academia de Ciencias de China.

La base de observación estará compuesta por todo el conjunto de detectores y una sala de ensamblaje, subestación, sala de máquinas de tratamiento de agua, sala de calibración y otras instalaciones.

Los principales objetivos científicos de LHAASO son buscar el origen de los rayos cósmicos de alta energía, estudiar la evolución del universo y los cuerpos celestes de alta energía e impulsar las fronteras de la nueva física.