Ciencia
Sonda Dawn NASA

Las sondas espaciales se suelen denominar también satélites artificiales, si bien, estrictamente hablando, una sonda se diferencia de un satélite en que no establece una órbita alrededor de un objeto (ya sea la Tierra o el Sol), sino que se lanza hacia un objeto concreto, según wp, o bien termina con una ruta de escape hacia el exterior del sistema solar.

Todas las sondas se montan sobre una estructura del soporte a la que se deben incorporar al menos estos tres sistemas:

  • Sistema energético: habitualmente baterías eléctricas y paneles solares para proveer de electricidad a los sistemas, aunque también pueden incorporar fuentes radioactivas de energía.
  • Instrumental de observación, tales como cámaras fotográficas, o analizadores de espectro.
  • Equipos de comunicación, consistente en diversos tipos de antenas para transmitir la información recolectada de vuelta a la Tierra.

Además, las sondas pueden incorporar: motores para efectuar maniobras, tanques de combustible, protecciones térmicas para evitar el congelamiento de la sonda, o transportar las sondas menores independientes. A veces incluso han portado contenedores de información sobre nuestro planeta si eventualmente fuesen recogidas por una civilización alienígena.

El peso total de las sondas suele ser de varios cientos de kilos, aunque no es frecuente que superen la tonelada, debido a la limitación actual de nuestros cohetes para sacar de la órbita terrestre mayores pesos. No obstante, en 1997 se lanzó la sonda Cassini-Huygens con un peso total de 5600 kg, incluyendo unos 3100 kg de combustible. Las dimensiones típicas de las sondas oscilan entre 2 y 5 metros, aunque una vez en el espacio suelen desplegar antenas o paneles fotovoltaicos de mayores dimensiones.

New Horizons está unos 1.600 millones de kilómetros más allá de Plutón, el cual visitó en julio de 2015. Los investigadores pusieron a hibernar la nave en diciembre para ahorrar energía, pero este martes la han despertado para una misión sin precedentes, según recoge Dave Mosher en businessinsider.

Sobre la medianoche del 31 de diciembre de 2018, en Año Nuevo, New Horizons sobrevolará, estudiará y fotografiará un misterioso objeto llamado Ultima Thule.

"¡Está pasando! ¡Está pasando! New Horizons está despierta tras cerca de seis meses de hibernación", tuiteaba este martes Alan Stern, el científico que lidera la misión de la NASA. "Los preparativos para sobrevolar Ultima Thule empezarán pronto", añadía.

Los científicos no están lo bastante seguros de las dimensiones exactas de Ultima Thule. Como está muy oscuro a 6.400 millones de kilómetros de la Tierra, todo lo que tienen que hacer es seguir la sombra que arroja a la luz de las estrellas sobre la cámara del New Horizon. En cualquier caso, Ultima Thule ─formalmente conocida por los astrónomos como (486958) 2014 MU69, un nombre impronunciable─ parece una roca con forma de cacahuete. La NASA estima que tiene el tamaño de una metrópolis, de hasta 32 kilómetros de largo y casi 20 de ancho.

VÍDEO DESTACADO: Así son las impresionantes 'cataratas del Niágara' de Marte