Ciencia
Vía Láctea EP

Una panorámica obtenida con el telescopio MeerKAT, que revela detalles únicos en torno al agujero negro en el centro de la Vía Láctea, ha sido presentada en la inauguración de esta instlación.

"Queríamos mostrar las capacidades científicas de este nuevo instrumento", dice Fernando Camilo, científico en jefe del Observatorio de Astronomía de Africa del Sur (SARAO), que construyó y opera MeerKAT en la región semiárida de Karoo. Este observatorio inaugurado oficialmente este 13 de julio, tras una década de diseño y construcción.

"El centro de la galaxia era un objetivo obvio: único, visualmente impactante y lleno de fenómenos inexplicables, pero también notoriamente difícil de obtener imágenes usando radiotelescopios", según Camilo. El centro de la Vía Láctea, a 25.000 años luz de la Tierra y detrás de la constelación de Sagitario, está envuelto para siempre por nubes de gas y polvo que lo hacen invisible desde la Tierra con telescopios ordinarios.

Sin embargo, el infrarrojo, los rayos X y, en particular, las longitudes de onda de radio penetran en el polvo que oscurece y abren una ventana en esta región distintiva con su agujero negro exclusivo con una masa de cuatro millones de soles. "A pesar de que estamos en los primeros días con MeerKAT, y aún queda mucho por optimizar, decidimos ir por ello, y nos quedamos atónitos por los resultados", confesó.

"Esta imagen es notable", dice Farhad Yusef-Zadeh de la Universidad Northwestern en Evanston, Illinois, uno de los principales expertos mundiales en las misteriosas estructuras filamentosas presentes cerca del agujero negro central pero en ningún otro lugar de la Vía Láctea.

Estos largos y estrechos filamentos magnetizados fueron descubiertos en la década de 1980 utilizando el radiotelescopio Very Large Array (VLA) en Nuevo México, pero su origen sigue siendo un misterio. "La imagen de MeerKAT tiene tanta claridad", continúa Yusef-Zadeh, "muestra tantas características nunca antes vistas, incluidas las fuentes compactas asociadas con algunos de los filamentos, que podría proporcionar la clave para descifrar el código y resolver el engima en esta década".

MeerKAT es un proyecto sudafricano, un precursor del más grande International Square Kilometre Array (SKA). MeerKAT consta de 64 antenas (o placas), cada una de 13,5 metros de diámetro, ubicadas en líneas de base (distancias entre pares de antenas) de hasta 8 kilómetros. Los platos son de un diseño altamente eficiente con hasta cuatro sistemas receptores criogénicos que operan en diferentes bandas del espectro de radio.

El primer conjunto de receptores instalados funciona entre frecuencias de 900 MHz y 1670 MHz. La gran cantidad de datos de los 64 platos (hasta 275 Gbytes por segundo) se procesan en tiempo real por un "correlacionador", seguido de un "procesador de ciencia", ambos creados especialmente. Después de un análisis fuera de línea, se generan imágenes del cielo de la radio. Finalmente, MeerKAT se incorporará a la Fase 1 del telescopio SKA-MID.