Ciencia
Misión al sol YT

Evidencias de la primera eyección de masa coronal (CME) observada en una estrella distinta a nuestro sol, acaban de ser presentadas en la reunión Cool Stars 20 de este año en Massachusetts.

Una eyección de masa coronal se produce cuando una estrella arroja una bola de plasma y partículas cargadas desde su corona al espacio circundante. A menudo ocurren con nuestro sol después de una llamarada solar.

En este nuevo esfuerzo, los investigadores --dirigidos por Costanza Argiroffi, astrónomo de la Universidad de Palermo en Italia--, encontraron evidencia de una CME en una estrella grande (aproximadamente tres veces la masa del sol) llamada HR 9024, aproximadamente a 450 años luz de la Tierra.

Tal y como publica Astrophysical Journal, los investigadores informaron que estaban estudiando datos del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA de hace una década cuando encontraron lo que afirman es evidencia de una CME. Además informan que estaban estudiando los cambios en las longitudes de onda de los rayos X (desplazamientos Doppler) emitidos por la estrella para estudiar el material en la corona, cuando notaron material que parecía alejarse de la estrella después de que cesó la llamarada.

Informaron que detectaron el material moviéndose hacia adelante y hacia atrás en un bucle que se extendía desde la superficie de la estrella y luego hacia atrás otra vez. También informaron que el material expulsado estaba compuesto por aproximadamente mil millones de trillones de gramos de material, que según los cálculos cayeron dentro de lo previsto. Pero también descubrieron que la energía cinética producida por el material mientras escapaba era mucho menor de lo que había predicho la teoría.

También señalaron que investigaciones previas han sugerido que el material de un CME puede no ser capaz de escapar del fuerte campo magnético de una estrella grande, lo que explicaría por qué el material que observaron fue continuamente retirado del circuito. Sugieren que esto también podría explicar por qué las CME para otras estrellas no se han detectado antes.

Otros científicos espaciales han sugerido que el comportamiento que observaron los investigadores también podría servir como un indicador de la capacidad de supervivencia de los planetas que orbitan alrededor de esa estrella.

Por un lado, podría servir para proteger esos planetas de ser golpeados por material en un CME, pero por otro lado, también podría significar que dichos planetas estarían sujetos a más descargas si la energía no liberada por la eyección de material resulta en más erupciones solares.