Deportes

El encuentro entre los equipos de fútbol Kilmarnock y Dundee, de la primera división de Escocia, tuvo en la primera parte un curioso e insólito incidente entre el árbitro y uno de sus jueces de línea. Todo ocurrió cuando un jugador se disponía a sacar un tiro de esquina y el asistente empezó a vomitar.

Se explica que el árbitro del partido le hizo la broma al acercarse y notar que su colega ya se encontraba mejor. El malestar del 'linier'y causó las risas de todo el estadio luego de que le sacaran la tarjeta roja. Ningún comentarista de fútbol recuerda que haya ocurrido algo parecido en la historia de este deporte.