Deportes

Un ertzaina, Inocendio Arias García, de Ermua y de 50 años, ha muerto este jueves 22 de febrero de 2018 en Bilbao, en el hospital de Basurto, tras sufrir un infarto durante los enfrentamientos contra los radicales del Spartak de Moscú antes del partido de Europa League entre el Athletic y el conjunto ruso. Además, cinco personas, al menos tres de ellas rusas, han sido detenidas por la Ertzaintza en la explanada junto al campo de San Mamés durante los incidentes.

Según ha informado el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco, la Ertzaintza ha realizado varias cargas contra los radicales del Spartak después de que encendieran bengalas y volcaran varios contenedores en los aledaños del estadio. Los altercados han finalizado sobre las ocho de la tarde, una hora antes de que comenzase el encuentro entre los rojiblancos y el Spartak (21.05, Bein Max 2). En los enfrentamientos se han registrado varios hinchas rusos heridos, uno de ellos con una contusión sangrante en una ceja.

"Ha habido cinco detenidos, no sabemos si todos son aficionados del Spartak, pero varios de ellos son rusos", ha indicado a la agencia de noticias AFP un portavoz de la Ertzaintza. Los altercados han comenzado cuando se esperaba la llegada de los seguidores moscovitas convocados por el club ruso en la céntrica plaza Moyua, que han sido alrededor de 300 y se han reunido de manera pacífica en el casco histórico de Bilbao.

En pocos segundos han aparecido desde calles aledañas a la explanada exterior del estadio decenas de seguidores de ambos equipos, algunos de ellos con bengalas que han lanzado a los agentes sucediéndose carreras, vuelcos de contenedores y cargas policiales sobre los alborotadores.

600 agentes (500 ertzainas y 100 municipales) además de 200 guardias de la seguridad privada habitual del Athletic forman parte de lo que se ha definido como el mayor despliegue de seguridad habido en Bilbao, tras reforzarse los efectivos habituales ante la amenaza de los ultras del Spartak de Moscú que desde este martes han comenzado a llegar a distintos lugares de Euskadi, donde se alojan hasta este jueves, procedentes muchos de ellos de otros lugares de España donde habitualmente residen. La situación está "controlada", según fuentes policiales.

Violentos altercados en los aledaños de San Mamés antes del partido entre Athletic y Spartak de Moscú.

Lo que ha inquietado a seguidores y miembros de seguridad es la anunciada presencia de más de mil hinchas rusos sin entrada. Se temía que intentasen, como finalmente ha sucedido y como ya hicieron en la Champions contra el Sevilla, asaltar las puertas de acceso al estadio. De los aficionados rusos, unos 2.000 viajan con entradas: unos se asentarán en el habitual espacio destinado a la afición rival, otros cuentan con entradas VIP de la UEFA y otros ubicadas en la tribuna Principal Alta de San Mamés.

En ese clima de tensión, un colegio situado cerca del campo de San Mamés ha recomendado a los padres que este jueves no lleven a sus hijos a clase par prevenir problemas. En el partido de ida de los dieciseisavos, en la capital rusa, el Athletic venció por tres tantos a uno.