Deportes
Rafael Sánchez. RS

Como bien decía el Arzobispo anglicano y educador británico, Richard Whately: "Enseñar a quien no quiere aprender es como sembrar un campo sin ararlo". La polémica se ha instalado en el municipio de Pinto a cuenta de su alcalde. Rafael Sánchez, regidor de Ganemos Pinto, la marca municipal de Podemos, le dedicó el pasado fin de semana un corte de mangas a un grupo de vecinos que también presenciaban un partido de fútbol entre el Atlético Pinto y el Rayo Vallecano B. Su feo gesto se hizo solo unos días después de que llamara inútil a una edil del PP en la localidad.

Durante los últimos días, ha habido una campaña en redes sociales reprochando al alcalde su actitud. Los hechos ocurrieron el domingo, cuando el grupo de vecinos recriminó a Sánchez el cambio de gestión en el gimnasio PintoGym. Después de un intercambio de palabras, cuyo tono iba en aumento, el regidor contestó con una peineta, según recoge ABC.

Según recogen varios medios locales (Al Cabo de la calle y Zigzag digital), Sánchez sostiene que «no pudo más», harto de «burlas e insultos». De hecho, no niega los hechos, sino que a través de las redes sociales ha compartido artículos de otros medios locales que aseguran que lo ocurrido obedece a la violencia verbal que se ha instalado en el fútbol.

VÍDEO DESTACADO: Lo que más le gusta a Fernando Ónega del último CIS es que Podemos respira desde el hoyo