Economía

Axa España cerró el ejercicio 2016 con un beneficio neto de 122 millones de euros, un 28% más que el año anterior, gracias al repunte del negocio, la mejora de la rentabilidad y el impacto de las medidas del plan estratégico implementado desde 2015.

"Entramos en 2017 a plena velocidad", ha explicado el presidente y consejero delegado de la compañía en España, Jean-Paul Rignault, quien ha apuntado que la aseguradora afrontará el futuro "con una ambición muy fuerte".

El resultado operativo de Axa España a cierre de 2016 alcanzó los 136 millones de euros, un 15,2% más respecto al año anterior, mientras que el volumen de negocio total creció un 3%, hasta los 2.361 millones, impulsado por el negocio de Vida (+5%) y No Vida (+2%).

El ramo de Salud también creció por encima del mercado, hasta los 173 millones de euros (+7,4%), y el de Autos alcanzó los 760 millones, un 1,1% más pese a la guerra de precios que se vive en el sector.

"El ejercicio 2016 ha sido una etapa más hacia el crecimiento y la rentabilidad en la que hemos obtenido resultados muy sólidos y hemos reforzado nuestro balance", ha señalado Rignault, quien ha añadido que Axa España es capaz de ofrecer a sus 2,6 millones de clientes "los mejores productos y servicios".

Respecto a los diferentes canales de distribución, la compañía continúa con su estrategia multicanal con más del 95% de su negocio mediado, principalmente por agentes y corredores.

También fue importante la evolución de Axa Esclusiv, unidad centrada en el asesoramiento y gestión patrimonial, que cerró 2016 con un crecimiento del 12%, y partnership, que con más de 200 millones de euros experimentó un avance del 60%.

OBJETIVOS PARA 2017 Para este ejercicio, la compañía se ha marcado como objetivos tener unos clientes más y mejor protegidos, crecer en distribuidores y ampliar sus ramos fundamentales y ganar diversificación. En concreto, busca la estabilidad, la competitividad y la calidad de servicio.

En este sentido, Rignault ha avanzado que Axa España quiere crecer en Salud y en Empresa. "Vamos a continuar con los esfuerzos de rentabilidad y estar a nivel de mercado en crecimiento de Autos y Hogar, pero queremos crecer por encima del mercado en Salud y Empresa", ha apostillado.

Axa España tiene un ratio de dos pólizas por cliente, una cifra con la que la compañía no se encuentra satisfecha, ya que entiende que tiene una parte de su clientela "demasiado significativa" que sólo tiene una póliza, por lo que son más usuarios que clientes. Por lo tanto, otra de sus metas para este ejercicio es mejorar esos datos ofreciendo a los clientes toda su gama de productos.

Rignault ha destacado que España es un "país clave" para el grupo, dado que la tasa de penetración del seguro es inferior a la de otros países de la Unión Europea, lo que les da la oportunidad de crecer. "A diferencia del francés, el español no es un mercado saturado", ha puntualizado.

CRECER EN ESPAÑA El grupo quiere crecer en España, para lo que está invirtiendo en los ramos de Vida, Salud y distribución y ha trabajado en sus fundamentales durante los últimos tres años.

"Tenemos la casa limpia y ahora toca crecer", insiste Rignault, quien no descarta compras, aunque subraya que hay muchas oportunidades de desarrollo que no suponen la adquisición de otras aseguradoras y destaca que cuando se incorpora una nueva compañía hay que tener en cuenta su balance, pero también sus problemas.

Por otra parte, el presidente de Axa España ha señalado que la compañía no tiene intención de subir las tarifas en el ramo de Autos porque ya lo hizo en el pasado para hacer frente a la baremo de indemnización por accidentes, pero ha señalado que otras entidades del sector se encuentran inmersas en una guerra de precios.

Finalmente, el directivo se ha mostrado a favor de ofrecer a los ciudadanos información sobre cuál será su pensión el día de mañana con la intención de que puedan planificar el ahorro de cara a la jubilación. Desde su punto de vista, pensar en incentivos fiscales "no sería algo inútil", al tiempo que se ha mostrado partidario de completar la pensión pública con otras alternativas.