Economía
El índice Dow Jones y la bolsa de Wall Street. EP

Wall Street ha vuelto al pesimismo este 8 de febrero de 2018, profundizando en las caídas que se vienen produciendo en la última semana.

Al cierre de la sesión de este jueves, el Dow Jones de Industriales se dejó un 4,15% hasta los 23.860,46 puntos, perdiendo más de 1000 enteros, en la segunda peor caída en puntos de su historia.

En la jornada del miércoles, pese a transcurrir casi todo el tiempo por terreno positivo, acabó cerrando en rojo.

Los otros grandes indicadores de la bolsa estadounidense también navegaron por las pérdidas. El S&P 500 se deja un 3,75% hasta los 2.581 puntos, mientras que el Nasdaq cae un 3,9% hasta las 6.777 unidades.

Todos los sectores cerraron a la baja, encabezados por el tecnológico (-3,92%), el industrial (-3,52%), el financiero (-3,48%), el de los bienes de consumo cíclicos (-3,37%) y el sanitario (-3,14%).

Todos los componentes del Dow Jones cerraron en rojo, con American Express (-5,61%) e Intel (-5,42%) como principales damnificados.

Fuera del Dow Jones, la financiera JP Morgan Chase tenía un retroceso del 4,42% y algunas tecnológicas que suelen mover el mercado tampoco levantaban cabeza, como Amazon (-4,68%) o Facebook (-4,77%).

De entre las grandes del S&P 500, la juguetera Mattel (-5,88%) y Nielsen Holdings (-9,72%) están entre las grandes perdedoras, mientras Viacom (7,21%) y Philip Morris (1,53%) fueron algunas de las principales beneficiadas.

También destacaba, fuera de ese grupo, el fuerte avance de Twitter, del 12,19%, tras anunciar antes del inicio de las operaciones que cerró el último trimestre de 2017 con beneficios, por primera vez desde que cotiza en bolsa.

La jornada comenzó con dudas en los minutos iniciales, pero la alta volatilidad movió los índices progresivamente a la baja, hasta que en los minutos finales se desplomaron los principales indicadores, algo similar a lo que ocurrió en la caótica jornada del pasado lunes.

No tuvo un efectivo positivo generalizado el anuncio de que la semana pasada las solicitudes semanales del subsidio de desempleo bajaron en 9.000 casos, hasta 221.000, el nivel más bajo en 45 años.

Pero seguía latente la preocupación del mercado acerca de un posible aumento de la inflación en Estados Unidos y de un incremento en las tasas de interés, los dos temores que generaron las fuertes pérdidas más recientes, aparte de la toma de beneficios.

En otros mercados, el petróleo de Texas terminó con un descenso del 1,04%, hasta 61,15 dólares el barril, y al cierre de Wall Street el oro subía a 1.320,4 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años ascendía al 2,835% y el dólar ganaba terreno ante el euro, que se cambiaba a 1,2241 dólares.