Economía
Ibex 35, Bolsa, economía, finanzas, empresas e inversión. EP

El Ibex 35, a la estela de la Bolsa en Italia, cierra este 11 de junio de 2018 con un ascenso del 1,56% en 9.898,3 puntos. El selectivo se ha movido entre un mínimo de 9.799 puntos y un máximo de 9.915 puntos. El volumen de negociación de la bolsa española asciende a 2.000 millones. El euro supera los 1,18 dólares.

Las reuniones de la Reserva Federal, BCE y Banco de Japón serán clave en la semana. Y los bancos españoles se han puesto a tirar del selectivo gracias a la expectativa de que el BCE aborde el fin del programa de compras de deuda y por la mejora que ha experimentado Italia.

Bankinter se ha apuntado una subida de casi el 4%. Sabadell, Santander y CaixaBank han avanzado casi un 3%, y BBVA y Bankia han sumado alrededor de un 2%. A pesar de las fuertes subidas, nada comparable a los ascensos del 6% de Unicredit, Intensa Sanpaolo y Banco BMP. Pero el líder de la jornada dentro del Ibex 35 ha sido Indra que se marcado un 4,5% de subida.

El sector financiero se ha convertido en el motor de las subidas en la mayoría de plazas gracias al relajamiento de las tensiones de la deuda periférica. Ha contribuido para ello las palabras del nuevo ministro de Finanazas italiano, Giovanni Tria, al asegurar que la salida de Italia del euro no está encima de la mesa.

La mejora de las primas de riesgo, la de España ha bajado de los 100 puntos básicos y la de Italia de los 240 puntos, ha venido de la mano del aumento del rendimiento del bund, que ha escalado hasta aproximarse al 0,5%. La rentabilidad del bono italiano ha descendido por debajo del 2,9% y el español se sitúa en el 1,45%.

En el resto de las bolsas europeas, las subidas han sido más moderadas. No han llegado al 1%. La renta variable europea ha obviado la desastrosa cumbre del G7 que Trump hizo saltar por los aires. Y Wall Street se ha centrado más en los avances con la cumbre EEUU y Corea del Norte.

Los inversores europeos han dejado de lado la tormenta comercial que se avecina y se han centrado en el poder de los bancos centrales, que pueden tomar esta semana importantes decisiones.

El mercado da prácticamente por descontado que la Fed subirá sus tipos de interés en la reunión de dos días que mantendrá esta semana, y cuyo resultado se conocerá el miércoles.

Un día más tarde, el jueves, será el turno del BCE. Según una encuesta de Bloomberg casi un tercio de los economistas consultados esperan que el BCE proyecte el final de su programa de compra de activos tras la reunión de esta semana, mientras que casi la mitad cree que lo hará en julio. Y el viernes tocará al Banco de Japón.

No solo la agenda está marcada por los bancos centrales. También se conocerá el índice ZEW de confianza económica de Alemania, el IPC de EEUU y en Europa y la confianza del consumidor en EEUU.

Esperanza de continuidad alcista

Desde el punto de vista técnico, la renta variable europea se juega cerrar los huecos que abrieron a la baja a comienzos de la semana pasada.

Todavía se mantienen intactas las posibilidades de ver un rebote mayor en las bolsas europeas gracias a varios motivos. Por un lado están las motivaciones técnicas. Al cierre del viernes se consiguieron mantener los primeros soportes que sostienen a Europa: los 9.630 del Ibex 35 o los 3.434 puntos del EuroStoxx 50, algo que es un claro símbolo de esperanza para los alcistas.

Este hecho, unido a la fortaleza que demuestra el mercado estadounidense, donde los principales selectivos han conseguido batir sus resistencias de corto plazo y han despejado el camino hacia los altos del año, hacen mantener viva la esperanza de los toros.

Sigue viva la posibilidad de ver un rebote mayor en las bolsas europeas después de la fortaleza que han presentado esta semana las principales bolsas norteamericanas, que añaden que las caídas de muy corto plazo son una simple pausa previa a mayores ascensos que deberían ir a buscar los altos del año.