Economía
Empleo y sueldo. EP

Esto crece sin parar y ahora comienza el siempre duro dilema del reparto. La patronal trabaja en una oferta de subida salarial que dibuja una senda alcista de los sueldos pactados en convenio hasta llegar a acumular un incremento de en torno a 9 puntos porcentuales en el año 2020.

Según ha podido saber este periódico, la recomendación de la CEOE consiste en alzas cercanas al 3 por ciento tanto este año como los dos próximos, con un aumento anual fijo de entre el 1,2 y el 2 por ciento, más un punto variable ligado a factores que todavía están por definir.

Tras el fiasco del acuerdo de negociación colectiva de 2017, que fracasó después de ocho meses de conversaciones entre la patronal y los sindicatos, las partes se están reuniendo durante estas semanas a puerta cerrada para dar forma a una orientación que sirva a los convenios colectivos para determinar cuánto subirán los sueldos en los distintos sectores y empresas.

Explica Cristina Alonso en 'El Economista' este 12 de febrero de 2018 que en esta ocasión, los equipos negociadores trabajan a destajo para cumplir con el plazo que se han dado y que no se prolongará más allá del mes de marzo.

Así lo establecieron los representantes de los empresarios, que abogan además por un acuerdo con una vigencia "no inferior a dos años".

Este posible pacto plurianual plantea dos potenciales escenarios: uno en el que los sueldos suban hasta 6 puntos porcentuales entre este año y el que viene, y otro en el que la subida salarial recomendada por los agentes sociales acumule un incremento de 9 puntos en 2020. "Lo deseable sería firmar a tres años", apunta una fuente conocedora de las conversaciones que, no obstante, ve más viable un acuerdo bianual, "porque para este año y el que viene disponemos de previsiones de crecimiento más sólidas y el año 2020, por ahora, es incierto".

Recordemos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica que la recuperación de la economía española proseguirá este año, con un avance del PIB del 2,5 por ciento, al que seguirá un 2 por ciento en 2019 y un 1,9 por ciento en 2020. Todo ello, en un contexto de inflación que partirá de una media anual del 1,5 por ciento en 2018, para subir después al 1,7 por ciento.

Con este panorama en el horizonte a medio plazo, la patronal quiere cerrar un acuerdo "que sirva para crear empleo", al tiempo que se mejoran las retribuciones, impulsando la parte variable de la subida salarial, de manera que ese punto adicional se ligue a factores como la evolución de la economía y de la productividad de las empresas.

Por su parte, los sindicatos han puesto sobre la mesa una propuesta que incluye un sueldo mínimo de 1.000 euros por convenio -que no entiende CEOE, "porque ya existe un Salario Mínimo Interprofesional que rozará esa cantidad en 2020- y subidas por encima del 3 por ciento. Su recomendación pasa por un alza del 1,6 por ciento, derivado de la previsión de inflación del Gobierno para 2018, más un incremento del 1,5 por ciento que garantice la recuperación del poder adquisitivo. De esta manera, los salarios subirían, al menos, un 3,1 por ciento.

CCOO y UGT quieren, también, que la productividad se incorpore como elemento para determinar la subida salarial, pero siempre que se sitúe por encima de la inflación. En esos casos, el salario se elevaría más del 3,1 por ciento y, si la productividad de la empresa es menor que el aumento del IPC, actuaría el porcentaje suelo del 1,6 por ciento.

El problema de introducir la productividad en la ecuación es que se trata de un factor controvertido por sus dificultades de cálculo. Además, la patronal rechaza trasladar la totalidad del incremento productivo a los sueldos, como pretenden los sindicatos, "porque no deja margen a las empresas para reinvertir beneficios, entre otras cuestiones".