Economía
El ministro Cristobal Montoro. LO
El pacto de Montoro con los sindicatos rompe las previsiones de evolución del gasto remitidas a Bruselas y se come casi todo el margen para nuevas medidas en el periodo 2018-2020

No hay nada que preocupe más a un político que ser reelegido y seguir en el cargo y con el panorama electoral que España tiene de cara a 2019 y 2020, no se podía esperar otra cosa.

Cristóbal Montoro se ha garantizado la paz social en la Función Pública para lo que resta de legislatura con el acuerdo salarial cerrado el pasado 7 de marzo de 2018 con los sindicatos de empleados públicos, pero a cambio tendrá que encajar en su planificación presupuestaria para el periodo 2018-2020 un gasto extra de hasta 1.300 millones de euros que no entraba en los planes comunicados hasta ahora a Bruselas por el Gobierno de España.

EL COSTE A TRES AÑOS

La subida salarial de los tres próximos años a los funcionarios tendrá un coste para las arcas públicas notablemente elevado. El Ministerio de Hacienda habló el viernes, antes de la firma del acuerdo con los sindicatos UGT, CCOO y CSI-F, de 6.500 millones, pero la realidad es que la acumulación anual de los incrementos -del 1,75 en 2018, 2,25 en 2019 y 2% en 2020- elevará el gasto hasta 14.400 millones.

Y ello sin tener en cuenta la parte de la revalorización ligada a la evolución del PIB y del déficit, que podría incrementar la factura en otros 2.400 millones de euros según las estimaciones de este periódico.

Todo ello para que el colectivo, conformado por más de 2,5 millones de personas según los datos del gabinete de Cristóbal Montoro, noten incrementos de las nóminas de hasta un 8,8% en los próximos tres ejercicios, después de nueve años consecutivos de pérdida de poder adquisitivo (algunas fuentes hablan de hasta un 20%, cifra que el Gobierno reduce sustancialmente recordando el bajo IPC en el periodo comprendido entre 2013 y 2016).