Economía

El presidente y primer accionista de Quabit Inmobiliaria, Félix Abánades, diluirá previsiblemente por debajo del 20% su participación en la compañía tras la ampliación de capital de 38 millones de euros que la empresa tiene actualmente en marcha con el fin de levantar financiación para su plan de crecimiento.

Abánades reducirá hasta alrededor del 18,5% su actual posición de control del 20,5% en la inmobiliaria, según informaron a Europa Press en fuentes del mercado.

La dilución será consecuencia de que el presidente de Quabit no tomará en la ampliación todas las acciones que le corresponden en función de su actual participación en la empresa.

Así, frente al derecho que tiene de tomar el 20,50% de los nuevos títulos que la inmobiliaria emite en la operación, Abánades ha informado de que se hará con alrededor del 14%.

En concreto, tomará el 13,9% de la ampliación, a través de su compañía el Grupo Rayet, lo que supone una inversión de 5,3 millones.

Este porcentaje supera al que inicialmente tenía previsto suscribir, de un 10%. Además, dichas fuentes del mercado apuntan la posibilidad de que su suscripción pueda ser finalmente superior a dicho 14%.

A pesar de ello, al término de la ampliación, su número total de acciones de Quabit representará un porcentaje inferior respecto al actual.

En el marco de los acuerdos de financiación suscritos por Abánades para acudir a la ampliación, el empresario ha vendido a sus entidades financiadoras los derechos de suscripción de nuevas acciones que no utilizará. En paralelo, el empresario, a través de Rayet, ha comprado los derechos de Sareb en la operación, que también se venderán a terceros en caso de no utilizarse.

Con todo, una vez materializadas todas las operaciones de Grupo Rayet y de los inversores institucionales a los que ha transmitido sus derechos, la ampliación de capital quedará cubierta en una tercera parte (un 33,5%).

FONDOS PARA CRECER.

Quabit Inmobiliaria arrancó el pasado 4 de febrero su ampliación de capital con la que busca captar fondos para desarrollar su plan de negocio 2017-2021, que contempla compras de suelos por 435 millones para construir 4.000 viviendas en ese periodo.

La compañía ha diseñado la operación mediante un novedoso sistema de tres vueltas, o periodos de asignación, en el que en la última de ellas no se darán todas las acciones que se pidan para facilitar la entrada al mayor número de inversores posible.

En virtud de la operación, la inmobiliaria emitirá 20,56 millones de nuevas acciones, a 1,85 euros por título, precio que arroja un descuento del 34,8% respecto al de cierre de la empresa la víspera en Bolsa (2,841 euros).

El calendario fijado para la operación calcula que concluya definitivamente el próximo 20 de marzo, fecha en que está previsto comiencen a cotizar las nuevas acciones.