Economía
Munición, cartuchos, balas. PD

Cataluña exportó entre 2014 y 2016 alrededor del 25% de todo el material calificado como "armas, municiones y sus partes y accesorios" que salió de España, según datos oficiales de la web de Aduanas en el portal de la Agencia Tributaria, y se consagra como la segunda autonomía española que más armamento exporta después de País Vasco.

Este debate resurge tras los fatídicos atentados yihadistas perpetrados en Barcelona y su posterior manifestación en repulsa del terrorismo en la que tan protagonista fue la venta de armas en nuestro país.

Numerosas pancartas expresaban: "Mariano, queremos paz, no vender armas", o "Felipe, quien quiere paz no trafica con armas", e incluso "Felipe VI y Gobierno español, cómplices del comercio de armas".

Sin embargo, los datos avalan que la venta de armas a países como Arabia Saudí, el Congo, Rusia, Emiratos Árabes, Estados Unidos, Irán o Brasil, es una realidad cuyo impedimento es invisible por parte de Cataluña dada la función recaudatoria de su venta.

El ingreso directo llegó en 2016 a casi 45 millones de euros, concretamente el 25,18% de la facturación total por venta de armas en España, de 177,5 millones de euros.

Este tipo de exportación reflejada en el capítulo 93 de los productos de comercio exterior se refiere a armas largas, pistolas, granadas o minas.

Los mejores clientes

El mejor cliente de las armas catalanas fue Estados Unidos con la cifra de 23,8 millones de euros.

Los fabricantes de armas catalanes también hicieron negocio con los dos Congos, Emiratos Árabes, Ghana, Turquía o Marruecos. La líder en exportación de armas en España es el País Vasco, que en 2016 facturó casi 85 millones de euros. En tercera posición está Madrid (15,9 millones de euros), Castilla y León (10,9) y Valencia (9,6).

Tras esto, es vital saber que todas las ventas de armas se realizan bajo licencia de exportación. Los fabricantes la solicitan y la Secretaría de Estado de Comercio traslada la petición al Congreso, dando luz verde o no a los contratos.

En 2016, el Congreso aprobó una proposición no de Ley presentada por ERC para acabar con la venta de armas a Arabia Saudí y los países del conflicto de Yemen.

CATALUÑA Y EL TITANIC