Economía
De arriba izquierda a abajo derecha: Joaquim Coello, Miquel Martí, Joan Font, Enric Crous, Pau Relat, Joan Planes, Oriol Guixà, Carles Sumarroca, Joan Oliveras, Joaquim Vidal y Ferràn Rodés. CT

Tomen nota de los nombres y de sus empresas, por si se animan a boicotearlos para que se enteren de una vez de lo que vale un peine.

Directivos y empresarios de primer nivel en Cataluña se han unido en la organización FemCAT para hacer lobby en las últimos meses en contra del Estado español y en favor del procés independentista en esta comunidad autónoma.

Para ello, como explica Javier Romera en 'El Economista' este 11 de noviembre de 2017, además de mantener reuniones al más alto nivel con los miembros del Govern ahora cesados y de las organizaciones independentistas, admiten que su objetivo es promover a miembros de la asociación para situarse al frente de las instituciones catalanas.

FemCAT está presidida por Pau Relat, consejero delegado Mat Investment Holding, que ha sustituido este mismo año a Ramón Carbonell, presidente de la eólica Bonvent; y en ella participa en calidad de patrono también el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, actualmente en prisión.

Junto a ellos, según consta en la última lista pública de miembros con motivo de la renovación de la junta en marzo, figuran Eloi Planes, presidente ejecutivo de Fluidra; Tatxo Benet, director ejecutivo de Mediapro; Elena Massot, consejera delegada de la inmobiliaria Vertix; Joan Font, presidente de la cadena de supermercados Bonpreu; Xavier Pujol, consejero delegado de la empresa de automoción Ficosa; Jordi Cornadó, consejero delegado de la constructora Copisa o Albert Esteve, consejero delegado de los Laboratorios Esteve.

Aunque desde su constitución en 2004, la organización ha defendido siempre el derecho a decidir de Cataluña, en las últimas semanas, tras la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre, ha intensificado su labor de lobby. Así, en uno de sus últimos comunicados ha mostrado "su estupor e indignación con los actos de represión que se han producido en nuestro país".

Contra España

FemCAT ha condenado "cualquier tipo de violencia", asegurando que "el ejercicio de libertad de expresión y la democracia no son una amenaza sino una necesidad, sobre todo en sociedades diversas, abiertas y plurales como la catalana".

La organización firmó ya en 2014 junto a otras cincuenta entidades soberanistas el denominado Manifest de Far, por el que se daba, "nuestro apoyo incondicional al procés iniciado por el Parlament, avalado por una amplia mayoría de sus diputados y que debe permitir que nuestros conciudadanos puedan elegir libre y democráticamente expresar su voluntad sobre el futuro del país".

Lejos de plantear el posible traslado de las sedes sociales o fiscales de sus empresas, tal y como han hecho otros, FemCAT ha mostrado su decisión firme de adaptar sus compañías a la voluntad de pueblo catalán "para que puedan contribuir al progreso y al bienestar de nuestra sociedad".

Pese al encarcelamiento del Govern y de los dirigentes de las asociaciones independentistas, los representantes de FemCAT han reafirmado sus posiciones, respaldando la actuación del expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, y sumándose al llamamiento hecho por éste "al diálogo y la mediación" internacional con el fin de conseguir la independencia.

En los últimos días, y ante la ofensiva jurídica por parte del Estado, FemCAT ha retirado sin embargo de su página web el listado de sus socios, que figura aún sin embargo en las memorias del último ejercicio junto al lema de la organización: hacer de Cataluña uno de los mejores países del mundo.

A lo largo de 2016, los miembros de FemCAT han mantenido cenas de trabajo con los expresidentes de la Generalitat Artur Mas y Carles Puigdemont, éste último ahora en Bélgica tras haber huido para esquivar a la Justicia española; la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, en libertad bajo fianza de 150.000 euros o Jordi Sánchez, el líder de la Asamblea Nacional Catalana, en prisión preventiva junto a Cuixart.

Encuentros con políticos

Son actos en los que los empresarios que integran el lobby mostraron su total disposición para colaborar en todo lo que hiciera falta con el proceso soberanista y en contra, por lo tanto, de la legalidad española. Y eso al margen de jornadas y encuentros con otros políticos, igualmente independentistas, como el líder de ERC, Oriol Junqueras, exvicepresidente económico de la Generalitat, o Raül Romeva, el exconsejero de asuntos exteriores.

Todo ello con el objetivo, según explica la propia organización de "poner a FemCAT al corriente de las actuaciones que el Govern estaba llevando a cabo para explicar al mundo empresarial tanto de Cataluña como de otros países la situación política, económica y social de nuestro país".

En este sentido, la organización empresarial, que ha declinado atender la llamada de este periódico, reconoce en sus memorias que llevan a cabo una labor de lobby "en beneficio de la competitividad de Cataluña, proponiendo a miembros de FemCAT para el Gobierno de las instituciones claves del país".