Economía
La familia Tous. TS

Hasta que no han visto que el boicot iba en serio y que los españoles se habían hartado de sus pamplinas, no se preocuparon los millonarios miembros de ese boyante clan de joyeros que son los Tous.

Pero ya nada es igual. Ni para ellos, ni para los que se forran a su sombra, porque el personal se ha hartado de tanto desprecio, de tanta soberbia catalana y ha optado en bloque por dar a los independentistas y sus compinches donde más les duele: la cartera (¡Qué joyita de hipócritas! Los Tous reniegan ahora de Rahola y Caram después de apoyar durante años a los golpistas).

Como subraya Angie Calero en 'ABC' este 25 de noviembre de 2017, no es casualidad que a Eugenia Martínez de Irujo le sobreviniera hace unos días la nostalgia por los años pasados y subiera una imagen a su cuenta de Instagram en compañía de Rosa Oriol, presidenta de honor de la compañía Tous desde 2008 (Los Tous se cagan ante la perspectiva de un boicot en Navidad y echan a la independentista Sor Lucía Caram).

La pequeña de los Alba lleva más de 20 años al frente de «Eugenia by Tous», la colección que ella misma diseña para la firma (La reina Letizia hace oídos sordos con Tous y se lanza por resbaladizas pendientes ).

Lo mismo le ocurría a Doña Letizia el pasado lunes, cuando acudía al almuerzo ofrecido en el Palacio Real en honor al presidente palestino, Mahmud Abás, con unos pendientes de esta firma joyera.

«La Reina no da puntada sin hilo, conoce a la familia Tous desde hace muchos años y siempre ha sido fiel a la marca, para promocionarla o hacer regalos».

La Reina hacía este «guiño» a la empresa con sede en Manresa en un escenario inquietante para la compañía: precisamente cuando la familia había revisado el patronato de la Fundación Rosa Oriol para que fuera «transversal, neutro y apolítico», lo que implicaba prescindir de la exdiputada de Esquerra Republicana de Cataluña Pilar Rahola y de Helena Rakòsnik, la esposa de Artur Mas. Dos pilares del independentismo.

«Esta es otra campaña en contra de Tous. No es espontánea, como antaño; es una campaña claramente orquestada», afirman fuentes cercanas a la Fundación Rosa Oriol.

Según cercanos a los patriarcas -Salvador Tous y Rosa Oriol-, se trata de un «segundo asalto» en un intento de derribarles. Para entenderlo, hay que remontarse atrás unos meses.

A finales del pasado agosto comenzó a circular por las redes una imagen que Pilar Rahola había publicado en 2016 durante una fiesta en su casa de Cadaqués.

«A esa fiesta acudió mucha gente de distinto signo político», justifica uno de los invitados (Pilar Rahola llama fascistas a los Tous por echarla de su patronato y 'renegar' del independentismo ).

Desde Carles Puigdemont o Joan Laporta, pasando por Helena García Melero y Alba Tous, primogénita de Salvador y Rosa, y actual presidenta de la compañía. «En esa celebración un grupo se hizo una foto con una estelada independentista que sujetaba Puigdemont.

Alba no quiso ponerse en la foto, pero tuvo la mala suerte de que una de las señoras que salía se parecía bastante a ella, la que llevaba un pantalón rojo», explica la misma fuente.

Cuando esta foto se hizo viral a raíz del «procés», fueron muchos los que propusieron el boicot a Tous y los responsables de «Maldito bulo», la cuenta de Twitter que comprueba si las noticias que se publican en la red son ciertas, contactaron con Pilar Rahola, quien les aseguró que esa mujer no era Alba Tous.

En paralelo, como circulaba esa foto, las directoras de las tiendas empezaron a ser preguntadas por los clientes y trasladaron a la marca la inquietud que se estaba generando.

«La familia era partidaria de hablar con las directoras de las tiendas y los franquiciados, que muchos de ellos son empresarios españoles», asegura un amigo de la familia. Y añade:

«Así que a principios de noviembre se mandó una carta donde explicaban que lo de la foto era mentira y que ellos son internacionales de vocación y españoles y catalanes de corazón».

«El asunto catalán es muy delicado y los Tous no deseaban decir nada públicamente, porque no se quieren señalar», prosigue la misma fuente.

«Ellos son muy discretos y tienen muchos amigos con distinto pensamiento político. Son muy tolerantes y no creen en las fronteras. Sin embargo, algunos sí les reprochan que haya tenido que llegar este boicot para que se posicionaran».

Y ahora es cuando hay que volver a esta semana, a esa «segunda campaña de descrédito».

Después de que se supiera que los Tous se habían manifestado orgullosos de sus orígenes y su españolidad ante sus empleados, varias voces insistieron en que su postura no era sincera porque en el patronato de la Fundación Rosa Oriol, cuya precursora es sor Lucía Caram, figuraban Rahola y Rakòsnik.

«Los Tous son los principales benefactores de todo esto. Desde que crearon la fundación en 2009, no ha parado de crecer. Se ha acabado convirtiendo en el banco de alimentos oficial de toda la Cataluña central, dando alojamiento, higiene y alimentación a más de 1.200 familias».

Sor Lucía y José Bono

Fue en 2008 cuando José Bono, muy amigo de Rosa Oriol y Salvador Tous, les presentó a sor Lucía y fue entonces cuando ellos se involucraron en su proyecto solidario y acabaron dándole forma legal un año más tarde. Sor Lucía fue quien metió en el patronato a Rahola y Rakòsnik.

«Después, ellos pidieron la revisión del patronato para que cumpliera sus estándares, pero en ningún momento expulsaron a nadie.

Aún así, si el objetivo es dotar a la fundación de patronos transversales, apolíticos, que estén dispuestos a ayudar... Rahola y Rakòsnik ya no tienen cabida».

Los incondicionales

Tous empezó con un pequeño taller de relojería en 1920. Hoy da empleo a 3.500 personas en más de 50 países. Tiene 600 puntos de venta en todo el planeta, 229 de ellos en España y 48 en Cataluña. El pasado año se alcanzaron unas ventas por valor de 400 millones de euros.

En 1985 comenzó a incorporarse la tercera generación: Alba y Rosa Tous como presidenta y vicepresidenta de la compañía; Marta, como directora de diseño. Laura Tous gestionaba el family office de la familia hasta 2013, cuando se convirtió en directora general de Dayaday, la firma low cost del grupo.

Durante estos casi 100 años de historia, además de Eugenia Martínez de Irujo, la firma joyera también ha contado con otras embajadoras de marca como Amelia Bono (su madre, Ana Rodríguez, la exmujer de José Bono, tiene seis franquicias Tous), Arantxa Sánchez Vicario, Blanca Suárez, Kylie Minogue o Jennifer Lopez. Paula Echevarría etiqueta a la firma en sus publicaciones de looks diarios y Eugenia Silva o Gwyneth Paltrow han sido de las últimas en unirse a la «familia».

Todas ellas aún les apoyan. ¿Y no será por la pasta?