Economía
Mónica Carrillo, nueva imagen de Gallina Blanca.

No es extraño que ahora en el supermercado se encuentre con productos de Galiina Blanca a 2x1: el boicot de los consumidores que no perdonan que la marca de la familia Curulla dedique una parte de sus ganancias a financiar el diario independentista 'Ara' ha provocado que suenen todas las alarmas en la marca de los famosos caldos.El periódico del dueño de 'Gallina Blanca' compara a España con un maltratador de mujeres

Por esa razón se han desecho de Pedro Piqueras y han fichado a Mónica Carrillo como nueva imagen de Caldo Casero Gallina Blanca. La periodista y escritora protagoniza la nueva campaña publicitaria de Caldo Casero Gallina Blanca que estará en antena hasta el próximo 17 de diciembre de 2017.El 'Yatekomo News' de Gallina Blanca vuelva a vomitar sobre España: "Nos apalean con la porra y encima se quejan"

"Natural, cercana y de confianza. Así es la popular periodista, escritora y presentadora de televisión Mónica Carrillo, que ha sido elegida como la nueva imagen de Caldo Casero Gallina Blanca. Un caldo elaborado con ingredientes naturales, cocidos durante 3 horas y sin conservantes", dicen desde Gallina Blanca.Raúl del Pozo se mofa de 'Gallina Blanca Cocomocho': "Ayer ni siquiera parió un ratón, sino una cucaracha"

Todo después que se sepa que la marca del famoso 'Yatekomo' financia al diario 'Ara' y los consumidores hayan tomado nota.

"Mónica Carrillo representa los valores de naturalidad y cercanía de nuestra gama de Caldo Casero Gallina Blanca, que con casi 20 años en el mercado y con más de 50 millones de unidades vendidas en España en 2017, ha ido adaptándose totalmente al ritmo de vida actual de las nuevas generaciones, convirtiéndose en una ayuda culinaria imprescindible en los hogares españoles" explica Fernando Fernández, Director de Gallina Blanca en España.

Pero ni una palabra de por qué la marca adopta esta estrategia, que como otras marcas catalanas ligadas al separatismo, han tenido que recurrir a medidas drásticas para no perder mercado en España. Tal fue el caso de Tous, que tuvo que echar a la monja Caram y a Pilar Rahola del patronato de su fundación cuando vieron que la cosa pintaba fatal de cara a las ventas de Navidad.

Ahora con la llegada del frío, los caldos de Gallina Blanca cambian de imagen para que no le relacionan con la fervorosa causa separatista de su dueño Arturo Curulla y su socio Leopoldo Rodés.