Economía
El coche eléctrico. PD

Para AEDIVE, esta circunstancia demuestra el enorme interés de la sociedad por adquirir vehículos no contaminantes, y a la vez evidencia la necesidad de acometer un plan de ayudas ambicioso y de continuidad, que permita normalizar el mercado y promover ese cambio tecnológico en la movilidad rodada hacia vehículos de energías alternativas y cero emisiones.

En 2017 se han activado dos planes de ayudas en dos momentos puntuales que no han tenido una continuidad en el tiempo. Primero fue el plan MOVEA, que se puso en marcha a principios de agosto con una dotación de 14,26 millones de euros para vehículos e infraestructuras de recarga y que duró apenas un día y medio.

Ahora el plan MOVALT, activado cuatro meses después y dotado con 20 millones de euros exclusivamente para la adquisición de vehículos, se ha agotado en un solo día.

Arturo Pérez de Lucia, director gerente de AEDIVE asegura:

"El hecho de que se activen planes de ayudas sin una continuidad y con un presupuesto que se agota en 24 horas, demuestra que la demanda es real y fabricantes junto a potenciales compradores necesitan una prolongación de las ayudas. El mercado lo reclama."