Economía
Albert Rivera RS/PD

Es la segunda vez en cuatro meses que la emprenden contra el comercio de los padres del líder de Ciudadanos. Los vecinos, sin embargo, han manifestado su solidaridad de la mejor forma que han sabido: yendo a comprar con absoluta normalidad. Porque los padres de Rivera han decidido no esperar al día siguiente como hicieron la primera vez; esta vez, han abierto las puertas de inmediato.

"Estamos tristes, pero no nos van a amedrentar. No tenemos miedo". Lo dejaron claro María Jesús Díaz y Agustín Rivera, padres de Albert Rivera, el pasado 21 de septiembre. Fue después del ataque que sufrió su comercio, una tienda de comida preparada en la calle de les Travesseres, en el centro histórico de Granollers. La noche de antes se había convocado una manifestación independentista por las calles más céntricas de este municipio, y la tienda amaneció llena de pancartas independentistas, según recoge David López Frías en El Español.

Hoy se ha repetido la historia, pero con un plus de gravedad. El ataque ya no se ha limitado a la colocación de papeles pegados con celo. Hoy ha sido pintura. Los padres de Rivera han llegado a abrir el comercio comercio y se han encontrado con un gran lazo amarillo pintado en la persiana.

Albert Rivera lo ha denunciado en redes sociales, pero sus padres no se han amilanado. Han decidido responder a los ataques con normalidad: abriendo la tienda. "Estos no viven de subvenciones públicas; son gente corriente que se gana la vida con su trabajo y tienen que reponerse cuanto antes", apuntaba un vecino de Granollers.

Fuente original: El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Albert Rivera: "Puigdemont ha declarado la independencia y la ha suspendido para hacer chantaje"