Economía
Emilio Saracho, Ángel Ron y Ana Botín. PD

El Banco Santander ha sido pionero en aplicar la doctrina europea para bancos en crisis: ha negado el cobro de la retribución variable, incluyendo las prejubilaciones, a los dos últimos presidentes del Popular, Ángel Ron y Emilio Saracho, así como a los tres consejeros delegados: Francisco Gómez, Pedro Larena e Ignacio Sánchez-Asiaín.

Les impide cobrar unos 25 millones. En el caso de Ron y Gómez, además, les reclama en una demanda la devolución de algunas cantidades ya entregadas.

El movimiento del Santander contra la antigua cúpula del Popular será un caso de estudio legal, apuntan fuentes jurídicas.

El banco presidido por Ana Botín ha seguido la doctrina de la Autoridad Bancaria Europea y del Banco Central Europeo (BCE) sobre la aplicación de la paga variable a las entidades con pérdidas o que entran en resolución.