Economía
Mariano Alonso (MUNDO FRANQUICIA). PD
LIBRO.- ’50 Claves para Franquiciar’ LID Editorial 2016

Familiarízate con las peculiaridades de esta fórmula de asociacionismo comercial. En qué consiste, cómo funciona, qué obligaciones tendrás como empresario franquiciador y qué derechos y obligaciones asumirás ante tus franquiciados.

Aunque la bibliografía en franquicia no es muy extensa, la verdad es que encontrar información no te resultará complicado. Publicaciones, páginas webs, ferias, seminarios, cursos... te servirán para adquirir las nociones precisas.

Franquiciar será una gran y comprometida decisión. Quizá una de las de mayor calado de cuantas podrás llegar a adoptar como empresario. No en vano, la franquicia conllevará importantes novedades en la estructuración de tu empresa y condicionará a buen seguro su evolución y su posicionamiento en el futuro.

Una fórmula de expansión y penetración en nuevos mercados en la que la actividad empresarial se asentará en la cooperación con empresarios que, aunque independientes, quedarán más que directamente vinculados a tu organización. Un proceso que, una vez iniciado, caracterizará de manera determinante la visión que de nuestra empresa, y de la marca que la identifica, tendrá el mercado al que vayan dirigidos los productos o servicios que bajo ella se comercializan. Una decisión que nos diferenciará de competidores inmediatos y que nos beneficiará ante proveedores y clientes.

Es evidente que no puede darse un paso como este sin disponer de un conocimiento claro de lo que es una franquicia y de cómo debe configurarse un planteamiento asociativo de estas características, de cuáles son las exigencias normativas que plantea y de los enfoques relacionales que deseablemente requerirá para su éxito. Será fundamental desarrollar un proyecto técnico que se ajuste de forma específica a las peculiaridades y situación de la empresa, a sus objetivos y previsiones, a su filosofía y visión y, cómo no, a su capacidad de inversión y gestión.

Analiza muy a fondo los requisitos que se precisan para desarrollarse en franquicia y si con certeza la empresa se encuentra en condiciones de dar este paso. Examina con detenimiento las etapas de realización del proyecto y de la evolución que debe seguir una entidad franquiciadora y trata de simular su aplicación al caso específico de la empresa. Intenta ver tu compañía inmersa en un desarrollo en el que los diversos enclaves del mercado serán atendidos por entidades jurídicamente independientes y ligadas a la entidad mediante un contrato regulado.

De ningún modo identifiques el proyecto con la realización de documentos y contratos. Y menos aún des por hecho que estos son siempre similares y que nos valdrá cualquier adaptación de la documentación de otra enseña a la que podamos tener fácil acceso. Si piensas así, ten por seguro que cometerás un error de predecibles consecuencias, contraproducente para tu empresa y para todas las franquiciadas, y que se alejará de lo que debe entenderse por una franquicia coherentemente enfocada a la continuidad y al éxito.

Los documentos de soporte no deben ser más que eso, la plasmación de la estrategia de crecimiento asociado que en sí misma ha de constituir toda franquicia. Ver esta en exclusiva como una relación de documentos y trámites será tan absurdo como entender que la medicina es la ciencia de las recetas. Piensa en la franquicia como una organización empresarial, de acción y soporte multidisciplinar, con la que garantizar la prestación de servicios asistenciales que contribuyan tanto a la creación de la red, como a la calidad de gestión que deseamos en las unidades de negocio que acabarán componiéndola.

Los conocimientos previos que requiere podrás adquirirlos en cuatro líneas de trabajo que te recomendamos:

• Una relación de lecturas de los libros y manuales más actuales que se hayan publicado sobre la franquicia y el estudio de los textos y artículos que al respecto podrás encontrar en los más destacados portales de Internet. Es sobre todo en este tipo de sitios web, e incluso en los anuarios y guías especializadas que publican consultoras, cámaras de comercio u otro tipo de entidades nacionales o locales, donde encontrarás amplias y detalladas relaciones bibliográficas en la materia.

• Un estudio de las principales normas reguladoras de los acuerdos de franquicia. Consulta los textos legales de la normativa, tanto nacional como comunitaria, aplicable a este tipo de relaciones comerciales y también de las directrices deontológicas comúnmente aceptadas por la mayoría de las empresas franquiciadoras europeas.

• La asistencia a un seminario técnico, dirigido a empresas franquiciadoras, que exponga con claridad las fases de un proyecto de expansión compartida. Este tipo de eventos formativos es habitual que sean impartidos por empresas consultoras y organismos públicos y/o privados de carácter local, vinculados de alguna forma con el ámbito de la empresa y el comercio.

• Una entrevista con un profesional especializado en franquicia con el que aclarar dudas y, en cierto modo, particularizar los pasos necesarios para crear tu franquicia. Estas sesiones de consulta preliminar pueden mantenerse con consultores especializados y, por lo general, no suelen realizarse sin coste para el empresario.

Como decíamos, la implantación de franquicias es una resolución relevante que determinará el futuro de una empresa. Una decisión de primer orden que englobará a su vez medidas específicas y puntuales de concesión en múltiples situaciones, perfiles y entornos, tantos como opciones de implantación podamos encontrarnos a lo largo de la creación de la cadena. Y si en verdad hay tanto en juego, como en cualquier otro orden empresarial, haremos bien en informarnos a fondo antes de adoptar decisiones que puedan poner en peligro la integridad de la compañía, su buen nombre de marca y su futuro más inmediato, pero también el de cuantos empresarios puedan confiar sus recursos, expectativas e ilusiones a la enseña a la que quedan contractualmente vinculados.

LIBRO.- LIBRO.- ’50 Claves para Franquiciar’ LID Editorial 2016