Economía
El Corte Inglés. CI

Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Bajo esta filosofía, El Corte Inglés ha ofrecido una alianza en comercio electrónico a Amazon, la mayor plataforma online del mundo.

La oferta la realizó el consejero delegado de los grandes almacenes, Víctor del Pozo, al entonces director general de Amazon en España e Italia, François Nuyts.

 Todo el proceso se encuentra en una fase preliminar y, sin duda, resultaría muy arriesgado dar por hecho el pacto entre los dos distribuidores. Con todo, es posible reconocer ya el alto potencial de la operación para ambas partes (Manuel Pizarro se perfila como nuevo presidente de El Corte Inglés).

En lo que a Amazon respecta, apenas ha explorado este tipo de pactos en España. A diferencia de otros territorios, la multinacional estadounidense solo tiene en nuestro país una alianza de este tipo, firmada con Dia.

Amazon lidera el comercio electrónico en España, con un volumen total de negocio de 4.241 millones de euros, el triple que la china Aliexpress, que elevó sus ventas el año pasado a 1.234 millones y seis veces más que la tienda online de El Corte Inglés, que facturó 678,3 millones.

 El Corte Inglés se perfila como un socio especialmente ventajoso. No en vano cuenta con casi un centenar de centros situados en los puntos neurálgicos de las principales ciudades de nuestro país.

Todos ellos, sin perder su condición de tiendas, pueden también actuar como almacenes logísticos, que permiten hacer llegar los pedidos de los clientes en un tiempo muy reducido. Pero, sobre todo, la alianza con Amazon puede suponer un cambio de estrategia adecuado en el modo en el que El Corte Inglés afrontó su respuesta al auge del comercio electrónico.

Hasta ahora, su postura fue defensiva, como muestra la reciente propuesta de crear una plataforma digital que agrupe a los principales distribuidores europeos.

Se trata de un proyecto difícil de concretar, no solo por las diferentes características de las compañías implicadas.

Además, resultaría muy complejo crear una nueva marca unificada, que pudiera competir con la gran popularidad que disfruta la enseña Amazon. Por tanto, con todas las cautelas ante una alianza compleja, puede afirmarse que El Corte Inglés se reforzaría con Amazon en el competitivo ámbito del comercio electrónico, lo que contribuiría a elevar su rentabilidad.