Economía
Proceso de elección Pixabay

En el ámbito económico, un préstamo personal es una operación mediante la que una entidad financiera pone a tu disposición un capital, vinculándose ambas partes mediante un contrato.

La peculiaridad de estos préstamos es la garantía de carácter personal: el prestatario dispone sus bienes, presentes y futuros, como garantía, adquiriendo la obligación de devolver el capital recibido, más los intereses generados por esa deuda, en el plazo preestablecido, habiendo pagado también en el proceso contractual los costes generados, en forma de comisiones y otros.

Para comparar préstamos personales adecuadamente es necesario hacer una distinción previa.

Diferencia entre préstamo y crédito

  • En el préstamo, el capital es entregado a la firma del contrato por la entidad financiera al prestatario es una cantidad fija y única, y se puede obtener de un banco, en oficina o vía on-line, de una empresa financiera privada, de un comercio, de una plataforma P2P, etc.
  • En el crédito, el capital contratado se halla en la entidad financiera a disposición del prestatario, quien podrá utilizarlo de forma parcial, total o no utilizarlo. Solamente generará intereses de deuda la parte del crédito utilizado, permaneciendo el resto del dinero disponible sin generar deuda.

Esta distinción es importante en función del destino del dinero. Para adquirir un vehículo será necesario contratar un préstamo pero para afrontar los gastos generados por una licenciatura universitaria será más adecuado contratar un crédito.

A partir de aquí debemos considerar diferentes factores, por lo general variables, para comparar adecuadamente los diferentes préstamos personales ofertados por las entidades financieras porque en función de los factores de riesgo (cantidad de dinero, plazo de devolución, perfil del prestatario, etc.) el prestamista exigirá diferente grado de garantías (interés, cuantía de los bienes personales, etc.).

Capital
El dinero solicitado influye, como factor de riesgo, en la exigencia de garantías.

Los préstamos "preconcedidos" a los clientes de los bancos son ejemplo de préstamo de bajo capital, con facilidad de tramitación, pocos o ningún gasto de gestión y ninguna garantía añadida a las existentes por ser cliente del Banco.

Intereses
Comparando con los préstamos hipotecarios los intereses son más elevados porque, en general, las garantías personales, son menos sólidas que los bienes inmuebles, principal garantía de los préstamos hipotecarios.

Es preciso considerar el T.I.N. (tipo de interés nominal), que consta habitualmente en las ofertas y suele estar propuesto como atractivo comercial, y el T.A.E. (tasa anual equivalente) que es la referencia real por la que se genera la deuda financiera del préstamo (incluye el T.I.N. y la repercusión de las comisiones de apertura y gestión, y otros gastos de contrato y eventuales amortizaciones anticipadas, todo ello considerado en el plazo de amortización total).

Los "Intereses" es el dinero que tendrás que devolver al banco además del propio préstamo.

  • Interés de Tipo Fijo
    Es fácil de comprender que, en este caso, el interés del préstamo no varía en el tiempo por lo cual es fácil hacer previsiones sobre la amortización de la deuda.
  • Interés de Tipo Variable
    El Tipo Variable puede tener diferentes Índices de Referencia, siendo el Euribor el más común.
  • Interés de Tipo Mixto
    A veces la oferta es de Tipo Fijo Temporal (6 meses o un año iniciales) y después el Tipo es Variable.
  • Diferencial
    Es el incremento sobre el Interés de Referencia. Ejemplo: Euribor + 0'5 significa que el Tipo de Interés aplicable a la deuda durante el periodo correspondiente (casi siempre el año siguiente) será de 50 cents. de Euro más que el Euribor de referencia para dicho periodo.

Plazo de amortización del préstamo
Es el tiempo acordado para la devolución del dinero recibido.

Debe considerarse igualmente los períodos de amortización (pago de las cuotas), que suelen ser mensuales.

Debes considerar que plazos muy cortos, con los que se pagan menos intereses totales, conllevan cuotas de amortización más elevadas.

Viceversa, plazos de amortización muy largos, con cuotas más pequeñas, conllevan intereses totales muy elevados.

Por tanto, comparar este factor entre distintos préstamos personales está condicionado por tus circunstancias en lo referente a tu capacidad de disponer de dinero para pagar las cuotas negociadas.

Factores personales que condicionan la negociación del préstamo
Son, simultáneamente, factores de riesgo y de garantía para la concesión del préstamo y para su devolución, y debes considerarlas al comparar distintas ofertas de préstamos personales.

  • Tipo de actividad laboral o profesión.
  • Tipo de contrato laboral: Indefinido, temporal, funcionario, autónomo, pensionista-jubilado, estudiante, desempleado, etc.
  • Antigüedad del contrato laboral, en años.
  • Ingresos mensuales netos demostrables (por su relación directa con las cuotas de amortización):nómina, pensión, rentas y dividendos de inversiones, etc.
  • Gastos fijos mensuales: otros préstamos, alquileres, etc. Determinan tu capacidad real para amortizar el préstamo.
  • Hallarte o no en listados de morosidad ASNEF/RAI
  • Edad, estado civil, personas a tu cargo (hijos, ascendientes, etc.) con o sin aportación económica a la unidad familiar.
  • Tipo de vivienda que tienes: Propiedad sin hipoteca, propiedad con hipoteca, alquiler, subarriendo, vivienda de empresa, etc.

Costes añadidos: Comisiones.
Suponen unos gastos fijos al contratar el préstamo.

Debes tener en cuenta: la Comisión por apertura, (un porcentaje fijo respecto del capital prestado por el banco); la Comisión por cancelación anticipada total o parcial (debes informarte sobre su regulación por Ley); la Comisión por cancelación subrogatoria (al cambiar el préstamo a otro Banco); y otras de "letra pequeña" que siempre debes entender antes de firmar.

Productos vinculados.
Unos implican un coste directo (seguros de vida, de hogar, de desempleo, etc.); otros suponen una inversión impuesta con riesgo financiero (planes de pensiones, etc.); otros suponen una obligatoriedad de consumo periódico (Tarjetas de crédito o/y de débito).

Finalmente, puede resultar interesante que consideres contratar los servicios de un profesional para obtener el mejor préstamo personal. Puede resultarte farragoso el proceso de negociación con la entidad financiera, o no disponer del tiempo necesario, u otras causas. Evidentemente, consultando previamente sobre el coste de su servicio.