Economía
Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI). PD

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha mantenido las previsiones de crecimiento de España para este año en el 3,1% y ha elevado las de 2018 hasta el 2,5%, una décima por encima de lo calculado en julio (y cuatro décimas sobre la primera estimación, del mes de abril).

Las nuevas proyecciones, hechas públicas este martes en Washington en el arranque las reuniones de otoño del organismo, no contemplan el nubarrón que se cierne sobre la cuarta economía de la zona euro: la posible declaración unilateral de independencia de la región de Cataluña, uno de sus grandes motores, algo que sacudiría a la eurozona.

Con un 3,1% de 2017, España se mantiene como la más dinámica de las grandes economías desarrolladas. Le seguiría Canadá, con un avance previsto del 3%, y Estados Unidos, con el 2,2%.

Desde que salió de lo más duro de la crisis -dos recesiones seguidas, el rescate público de la banca y una tasa de paro que alcanzó el 26%-, de la economía española ha preocupado el medio plazo, la ralentización del crecimiento, su magra productividad, sus eternos problemas en el mercado laboral.

El porcentaje de desempleados acabará el año en el 17,1%, según el FMI, y en 2018 quedaría ya en el 15,6%.