Economía
Maurice Obstfeld (FMI). TV

El Fondo Monetario Internacional ha presentado este 22 de enero de 2018 en Davos, Suiza, la actualización de sus Perspectivas de Crecimiento Mundial (WEO, por sus siglas en inglés).

En ellas, el equipo liderado por Maurice Obstfeld, el economista jefe de la institución, rebaja en 0,1 puntos porcentuales las proyecciones económicas previstas este año para nuestro país.

"El crecimiento en España, que se ha situado muy por encima de su potencial, se ha rebajado ligeramente para 2018", reza el documento, donde se estima que el PIB de España se expandirá un 2,4% este año frente al 2,5% previsto durante la reunión anual del FMI el pasado otoño.

La decisión de los funcionarios del Fondo "refleja los efectos de la creciente incertidumbre política en la confianza y la demanda", en alusión los problemas derivados en Cataluña.

Explica Jose Luis de Haro en 'El Economista' que, aún así, España lidera nuevamente el crecimiento de los principales países de la eurozona, seguido muy de cerca por Alemania, que crecerá un 2,3%, 0,5 puntos porcentuales más de lo estimado.

Canadá se expandirá también un 2,3%, dos décimas más de lo previsto, y Estados Unidos hará lo propio con un crecimiento del 2,7%, 0,4 puntos porcentuales más que lo anunciado hace tres meses.

En octubre, Andrea Schaechter, responsable de la misión del organismo para España, reconoció que, por aquel entonces, las perspectivas para la economía española eran buenas pero avisó que si la tensión y la incertidumbre sobre Cataluña se mantenían "la confianza y la inversión se podrían ver dañadas".

Días después, Obstfeld reiteró durante las reuniones anuales del FMI que la situación en Cataluña era "preocupante" debido a la incertidumbre, tanto para la economía catalana como para la española.

"Lo único que podemos hacer es esperar que ninguna de las dos partes no actúe de manera precipitada y negocie. Potencialmente ambos lados tienen mucho que ganar si lo hacen".

Al ser preguntado sobre las posibles consecuencias más allá de España, el alto funcionario advirtió que, de no encontrarse una solución, probablemente tendría efectos colaterales en otros países europeos.

Tras activarse el Artículo 155 de la Constitución y el posterior resultado de las elecciones regionales, el Fondo recorta tímidamente la previsión de crecimiento para la economía española este año pero mejora en una décima la de 2019, cuando espera una expansión del 2,1%.

Aún así, en el año en curso, la institución mejora las cifras de muchas de las economías de la zona del euro, especialmente en Alemania, Italia y Países Bajos, "lo que refleja el mayor impulso de la demanda interna y la mayor demanda externa", señala el WEO.

La economía mundial coge impulso

En la rueda de prensa ofrecida el lunes en Davos, el economista jefe del FMI recalcó que en el arranque de 2018, "la economía mundial gana velocidad".

Es por ello que se mejoró en 0,2 puntos porcentuales las previsiones de crecimiento para este año y el que viene cuando el PIB global logrará una velocidad de crucero del 3,9%.

"Son buenas noticias pero los líderes políticos deben ser conscientes de que el impulso económico actual refleja una confluencia de factores que es poco probable que dure mucho tiempo".

Según sus declaraciones, son tres las preguntas que deben hacerse los principales líderes.

  • La primera, cómo se puede elevar la eficiencia económica y los niveles de producción a largo plazo
  • En segundo lugar, cómo respaldar la resistencia y la inclusión al tiempo que se reduce la probabilidad de que la actual tendencia al alza termine en una desaceleración abrupta o una nueva crisis
  • En tercer lugar, cómo podemos estar seguros de tener las herramientas de política que necesitaremos para enfrenta la próxima recesión

A día de hoy, el impulso en el crecimiento mundial llega liderado por Europa, Asia así como por una mejora de las perspectivas en EEUU, Canadá y en países emergentes como Brasil, Rusia y Turquía.

La reciente reforma fiscal de Trump y los republicanos contribuirá notablemente al crecimiento de EEUU, cuya economía se expandirá un 2,7% este año y 2,5% el que viene.

"Este impulso de crecimiento a corto plazo tendrá efectos secundarios positivos, aunque de corta duración, para los socios comerciales de EEUU".

 Obstfeld también señaló que probablemente ampliará el déficit por cuenta corriente estadounidense, fortalecerá el dólar y afectará a los flujos de inversión internacionales.

En el caso de las economías avanzadas, el FMI considera que una vez que estas cierren sus brechas de producción, su crecimiento a largo plazo volverán a niveles por muy por debajo de las registradas antes de la crisis de 2008.

A largo plazo, la desaceleración de crecimiento en China y EEUU preocupa a los expertos de la institución liderada por Christine Lagarde.

Al mismo tiempo se avisa sobre como los votantes de muchas economías avanzadas han "agriado" sus relaciones con los partidos políticos tradicionales "dudando de su capacidad de generar un crecimiento compartido de forma justa".

"Un giro hacia modelos de gobierno más nacionalistas o autoritarios podría estancar las reformas económicas y eliminar la integración económica transfronteriza".