Economía
Coche, gasolina, gasoil, carburante, IPC, precios y consumo. PD

La economía espñola va como un tiro, pero el IPC no se dispara. El índice de precios de consumo (IPC) se situó en enero de 2018 en el 0,6% interanual, cinco décimas por debajo de la subida de precios de diciembre del año pasado, que fue del 1,1%, debido al abaratamiento de la electricidad y, en menor medida, al comportamiento bajista de algunos alimentos.

Se trata de su nivel más bajo en 14 meses, según los datos definitivos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta tasa del 0,6% es una décima superior a la avanzada inicialmente por el INE, que a finales del mes pasado calculó que el IPC se situaría en enero en el 0,5%.

Estadística señala que en el descenso del IPC de enero ha influido principalmente el abaratamiento de la electricidad, frente a la subida que experimentó en igual mes de 2017, así como la estabilidad de los precios de las legumbres y hortalizas, la bajada del precio de las frutas, y la menor subida de los carburantes.

La tasa interanual de enero es la decimoséptima tasa positiva que encadena el IPC interanual e implica que los precios son hoy un 0,6% superiores a los de hace un año.

No obstante, no se registraba una tasa tan baja desde noviembre de 2016, cuando la inflación se situó en el 0,7%.

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se mantuvo en el primer mes del año en el 0,8%.

En el primer mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa anual en el 0,7%, con lo que disminuyó cinco décimas respecto al mes de diciembre.

En la reducción del IPC interanual de enero ha influido el descenso en más de tres puntos, hasta el -2%, de la tasa de vivienda, motivado por el abaratamiento de la electricidad. En cambio, subieron los precios del gas y del gasóleo para calefacción.

Asimismo, la tasa interanual de alimentos y bebidas no alcohólicas retrocedió cuatro décimas en enero, hasta el 1,3%, por la estabilidad de los precios de las legumbres y hortalizas frente al repunte experimentado en enero de 2017, y por la bajada de los precios de las frutas.

También influyó en la variación interanual del IPC el descenso en una décima de la tasa de transporte, hasta el 1,8%, por la menor subida de los precios de los carburantes en relación a la registrada en enero de 2017.