Economía
Jean-Claude Juncker. UE.

¿Guerra comercial en ciernes? ¿Ruptura de hostilidades a ambos lados del Atlántico?

La Unión Europea está considerando aplicar aranceles del 25% a determinas importaciones de EEUU por valor 2.800 millones de euros, si el presidente Donald Trump termina llevando a cabo su plan para aplicar los aranceles globales al acero y el aluminio.

La Comisión Europea discutirá el próximo miércoles medidas reactivas para responder al anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio importado para proteger a la industria estadounidense, que ya están "preparadas", durante su reunión colegial semanal en la que se decidirán los próximos pasos.

Las exportaciones de acero de la UE a Estados Unidos en 2017 fueron de 5.300 millones de euros y de 1.100 millones de euros de aluminio.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya avanzó este jueves que la UE reaccionaría "con firmeza y proporcionalidad" para defender sus intereses y que remitirá "en los próximos días" una propuesta para tomar medidas reactivas "compatibles" con la Organización Mundial del Comercio contra Estados Unidos para "reequilibrar la situación".

Juncker ha asegurado que "se pondrán aranceles en Harley-Davison, el bourbon y los pantalones Levis... Estamos aquí y nos conocerán. Quisiéramos una relación razonable con EEUU, pero no podemos meter la cabeza bajo la arena y escondernos", ha asegurado el presidente de la Comisión Europea.

"Vamos a reaccionar de forma rápida, firme y proporcionada" respetando eso sí las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ha explicado este viernes en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Alexander Winterstein.

"La Comisión tiene ya medidas reactivas preparadas para reequilibrar la situación y esto es algo que el Colegio (de Comisarios) discutirá la próxima semana".

El portavoz ha rechazado entrar en "cuestiones especulativas" sobre la posibilidad de que la UE entre en una guerra comercial con Estados Unidos y si está preparada para ello si decide imponer aranceles a su vez a productos estadounidenses pero ha dejado claro que el comercio debe ser "libre y justo", conforme a las normas de la OMC y beneficiar "a todo el mundo", no solo a una parte.
Preservar la estabilidad del mercado

El Ejecutivo comunitario también propondrá "medidas de salvaguardia para preservar la estabilidad del mercado de la UE" si constata un aumento en las importaciones de acero al mercado europeo, algo que vigilará "muy de cerca".

En paralelo, el bloque trabajará "de cerca" con sus socios "para buscar consultas de resolución de disputas con Estados Unidos en la OMC lo más pronto como sea posible", ha precisado Winterstein.

"Nos hemos estado preparando para esta situación durante mucho tiempo. Por eso estamos listos ahora", ha remachado, dejando claro que "el Colegio tendrá la oportunidad de evaluar y discutir la situación y tomar más decisiones el miércoles". "No dudaremos en proteger nuestra industria".

El Ejecutivo comunitario comenzó a prepararse para esta situación el año pasado cuando Estados Unidos anunció una investigación y estudia medidas reactivas contra "productos de acero, agrícolas y otros" de EEUU e iniciará consultas con socios como Brasil y Canadá para intentar resolver la disputa en la OMC, han explicado fuentes comunitarias, que han precisado que también vigilarán los cambios en los flujos de las exportaciones.

"Hay riesgo de un efecto dominó si otros países hacen lo mismo", han admitido fuentes comunitarias.

La firma sueca Electrolux, líder mundial en electrodomésticos, ha asegurado al Financial Times que va a congelar por el momento la inversión de 250 millones de dólares para abrir una fábrica en Tennessee (EEUU).

"Estamos preocupados por el impacto que puedan tener los aranceles sobre la competitividad de nuestras operaciones en EEUU.... los aranceles causarán probablemente un incremento del aumento del precio del acero en el mercado de EEUU. Esto supondrá un coste injusto para las empresas extranjeras que queremos producir en ese país", según han destacado fuentes de la firma sueca.

La situación se ha agravado después de que esta mañana, Donald Trump, presidente de EEUU, haya asegurado en su cuenta de Twitter que las guerras comerciales no sólo son buenas, sino que además son fáciles de ganar.

"Cuando un país (EEUU) pierde miles de millones de dólares en el comercio con casi todos los países con los que hace negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar. Por ejemplo, cuando perdemos 100.000 millones con un país concreto y se pasan de listos, ya no comerciamos más, y ganamos a lo grande. ¡Es fácil!", ha destacado el presidente de EEUU en su Twitter.