Economía
Mario Draghi, presidente del BCE. EP
El cambio en el discurso ha contado con el apoyo de todo el Consejo

Saltan chispas en el seno de la Unión Europea. Y en esta ocasión, contra Estados Unidos.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), ha endurecido su discurso tras descartar la posibilidad de incrementar el volumen de compras de bonos si las condiciones financieras empeoran, por lo que se da por hecho que el único camino posible para el programa de estímulos es su final.

Además, Draghi ha contestado a varias preguntas sobre el efecto de las políticas proteccionistas de Donald Trump, dejando un mensaje claro y directo para el presidente de EEUU: "Si pones aranceles a tus aliados, ¿quiénes son tus enemigos?". Por otro lado, las previsiones de crecimiento para 2018 se han revisado levemente al alza.

La decisión de retirar esta parte del discurso se ha tomado de forma unánime dentro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo. De este modo, el instituto descarta la posibilidad de revertir el camino del QE, que ya sólo puede seguir una dirección, la de su desaparición paulatina.

Este cambio endurece levemente su discurso respecto a las últimas reuniones sobre decisión de tipos, lo que ha llevado al euro a darse la vuelta y ha llegado a avanzar hasta un 0,20%. No obstante, ahora mismo, la divisa europea vuelve a las caídas con el dólar y pierde alrededor de un 0,8% hasta los 1,23, tal y como se puede ver en el gráfico.

Según destacan los expertos del banco ING y de Commerzbank, Draghi ha cambiado su discurso, pero ha sido como "darle las migajas a los halcones (defienden una política monetaria más restrictiva)".

Según los economistas del banco holandés, Draghi ha hecho todo lo posible por restarle importancia al cambio de discurso, "no va a ser un ciclo contractivo de política monetaria clásico", advierten desde Commerzbank. Esta segunda valoración tras el cambio del discurso ha deshecho el avance del euro y está llevando a la divisa única a retroceder frente al dólar.

Seguirá vigilando el tipo de cambio

El presidente del BCE ha destacado que seguirán vigilando el tipo de cambio por su efecto en la inflación, pero también ha destacado que el programa de estímulos sigue siendo necesario para lograr que la inflación subyacente alcance el objetivo cercano al 2%.

Una vez más, el banquero italiano ha insistido en la necesidad de mantener los tipos de interés en los niveles actuales (cercanos a cero) durante un tiempo prolongado. Además, los tipos permanecerán más bajos de lo normal en el largo plazo también.
¿Guerra comercial?

Draghi ha alertado sobre el incipiente proteccionismo a nivel global y su posible efecto sobre el mercado de divisas y los tipos de cambio. Aunque ha querido destacar que "el impacto inmediato de estos efectos (aranceles) no serán grandes". El banquero ha restado importancia a estos movimiento, "no se puede decir que estos intercambios sean una guerra comercial todavía".

Aún así, Draghi ha dejado un recado directo para Trump y sus políticas proteccionistas:

"Si pones aranceles a tus aliados, ¿quiénes son tus enemigos?".

En otras ocasiones se ha demostrado que los aranceles impuestos desde EEUU han apreciado el dólar, de cualquier modo:

"las decisiones unilaterales sobre aranceles son peligrosas".

De este modo, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo ha decidido mantener sin cambios el tipo de interés de referencia en el 0%, mínimo histórico en el que la tasa permanece estable desde marzo de 2016.

Sin embargo, el comunicado que emite el banco central ha suprimido la siguiente frase:

"Si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de inflación, el Consejo de Gobierno está preparado para ampliar el volumen y/o la duración del programa de compras de activo".

Por otro lado y volviendo a las decisiones concretas sobre tipos, la tasa aplicada a la facilidad de préstamo continuará en el 0,25% y el interés de la facilidad de depósito seguirá en el -0,40%. Puede leer el discurso completo aquí.

Previsiones de crecimiento e inflación

Las proyecciones de crecimiento se han vuelto a revisar al alza hasta el 2,4% en 2018, frente al 2,3% anunciado en el cuadro anterior. Mientras que para 2019 y 2020 se mantienen las expectativas de un crecimiento del 1,9% y del 1,7%.

Por otro lado, las previsiones de inflación se han mantenido estables en el 1,4% para 2018, pero se han reducido hasta el 1,4% para 2019 desde el 1,5% pronosticado con anterioridad. Para 2020, el IPCA crecerá presumiblemente un 1,7%, lo que deja sin cambios el cuadro anterior.