Economía
José Ramón Blanco Balín. EP

 José Ramón Blanco Balín, recién condenado por la Audiencia Nacional como «muñidor y artífice esencial de la estafa» que gestó la trama Gürtel, en palabras del juez José María Vázquez Honrubia, tendrá que volver al banquillo de los acusados, delante de este mismo magistrado, por ocultar dinero al fisco pero no en Suiza, sino en las Antillas Holandesas, a través del banco Liechtenstein Global Trust (LGT Bank).

El «asesor externo encargado de la gestión societaria fiscal y contable del grupo Correa» tiene otra causa abierta en este tribunal por un presunto delito fiscal, en el marco del llamado caso Liechtenstein -caso LGT Bank-, destapado en 2008. Diez años después, Blanco Balín sigue sin ser juzgado por esta causa, pese a que el auto de apertura del juicio data del 19 de abril de 2017.

La Fiscalía Anticorrupción pide para el empresario cuatro años de cárcel y una multa de 435.000 euros, como reseña MARISA RECUERO en 'El Mundo' este 9 de julio de 2018.

Los hechos, que serán juzgados por el Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia -el mismo que le ha condenado a tres años de prisión y una multa de 1,2 millones por el caso de la caja B del PP valenciano, en el marco de la trama Gürtel- datan de dos años antes de destaparse el caso de corrupción gestado por Francisco Correa.