Economía
Vivienda, inversión, hipoteca, casa, inmobiliario. PD

¿Está pensando en hacer obras en casa? ¿Es un mar de dudas? Cuestiones como a quién contactar o cuándo es el mejor momento para meterse con las obras son preguntas recurrentes.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado una lista con consejos útiles para saber por dónde empezar con las obras y no perder los nervios ni tirar el dinero.

1. No improvise. Planifique cuidadosamente la obra que quiere hacer y piense en qué momento del año le causará menos trastorno. Y sea práctico, piense si una vez metido en faena puede aprovechar para arreglar alguna otra cosa. Por ejemplo, si vas a cambiar el suelo quizá sea un buen momento para sustituir las viejas tuberías.

2. El metro es su aliado. Tenga en cuenta que el presupuesto que le den va acorde a los metros de casa. Deje al profesional tomar sus medidas, pero compruebe que son correctas y que no le facturan de más.

3. Elementos estructurales. Compruebe que su obra no afecta a ningún elemento estructural, así evitará causar daños cuantiosos y difíciles de reparar.

4. ¿Necesita algún permiso? Las obras pequeñas no requieren de permisos especiales, pero a veces se necesita una "declaración responsable"... consúltelo con su Ayuntamiento. Lo que sí es obligatorio, es comunicar las obras que supongan un incremento de la superficie habitable ya que afecta al valor catastral de la vivienda y al cálculo de impuestos como el IBI o IRPF.

5. Consiga el visto bueno de los vecinos. Si toca elementos comunes de la comunidad de propietarios necesitará su aprobación para que no le denuncien, le paralicen la obra o le obliguen a deshacerla. Incluso, aunque la obra solo afecte a su piso, avise al presidente o al administrador. Dígales cuándo empieza la obra, cuánto durará y garantice que tanto las escaleras, como el ascensor o el portal queden bien protegidos.

6. Escoja buenos profesionales. Antes de contratar, valore varios presupuestos y si es posible cuente con aquél que venga recomendado.

Puede contratar separadamente a albañiles, fontaneros, electricista, carpintero? En teoría le saldrá más barato pero necesitas una planificación milimétrica y unos conocimientos técnicos mínimos. Si no lo tiene, el resultado puede ser un caos.

O puede elegir a un contratista con su propio equipo de trabajadores o contactar con una empresa dedicada a las reformas domésticas con un arquitecto como asesor y encargado de obra.

7. Que todo sea legal. Elija una empresa seria, con NIF, cuenta bancaria y un seguro de responsabilidad civil por su actividad, así si ocurre algún accidente, evitará disgustos desagradables y caros.

8. Todo por escrito. Aunque la obra sea pequeña es recomendable tener algún documento firmado que sirva de prueba ante futuros problemas o desperfectos. El presupuesto firmado por ambas partes podría servir siempre que aparezcan estos datos: la dirección y el NIF de la empresa, las fechas de inicio y fin de obra, el precio completo con impuestos incluidos y forma de pago, el plazo de garantía y forma de reclamar, la descripción detallada de los trabajos y superficies correspondientes, los materiales que se emplearán con sus calidades, y mejor con su marca y modelo si ya está decidido.

9. Nunca pague por adelantado. Si le piden un adelanto, no supere el 30-40% del total. A medida que se terminen fases puede ir haciendo otros pagos, y cuando la obra esté terminada del todo, hasta los más pequeños detalles, complete el pago. Pida la factura y pague siempre el IVA.

10. Recuerde que lleva un IVA del 10%. Compruebe que el IVA que le apliquen es del 10% y no del 21%. Siempre y cuando se den estas condiciones: que el cliente sea un particular o una comunidad de propietarios, que la obra sea para una vivienda que se utilice para uso particular, que el inmueble lleve más de dos años construido o rehabilitado y que la persona que realice las obras no aporte materiales para su ejecución, o en el caso de que los aporte, su coste no exceda del 40% de la base imponible de la operación.