Economía
Captura Trovimap Trovimap

Tasar una vivienda es uno de los aspectos más importantes dentro del mercado inmobiliario y es por esto que merece una dedicación especial. En la operación de compraventa de un inmueble se genera una importante operación económica y, por tanto, la tasación es vital para que ambas partes salgan beneficiadas.

De hecho, una mala tasación nos puede hacer perder mucho dinero vendiendo a la baja o pagar de más por algo que no lo merece por lo que es recomendable tener en cuenta determinados aspectos y analizarlos con mucho cuidado, antes de delegar la responsabilidad a cualquier herramienta online que nos encontremos en la red.

Son muchas las herramientas online que circulan por Internet y muchas de ellas son asociadas a timos o engaños. El objetivo en la mayoría de los casos es claro: tratar de hacer creer al usuario que la vivienda que pretende comprar o vender tiene un precio más alto o más bajo, según le interese al intermediario, que será quien saque partido de esta situación.

Sin embargo, algunas herramientas son de fiar. Páginas como TroviValora cuentan con un gran soporte que ofrece una tasación de garantías. Al ser una página independiente, nos aseguramos de que no tiene ligado ningún interés personal a cualquier tipo de operación, por lo que su neutralidad está garantizada, al contrario que sucede con otras herramientas online asociadas a inmobiliarias.

De todos modos, vamos a tener en cuenta algunos de los aspectos que tienen que ver en la tasación de los pisos, en los que tanto tasadores como usuarios, les da una mayor importancia.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de tasar una vivienda
En primer lugar y uno de los que tiene más importancia, es el estado del edificio. Evidentemente no se puede tasar igual a un edificio nuevo que cuente con todo tipo de prestaciones, que uno más viejo que sea susceptible de reformas cada dos por tres.

La antigüedad del inmueble es un aspecto a tener en cuenta ya que está directamente relacionado con las calidades del edificio. Son varios los estudios que tienen en cuenta toda esta serie de reformas necesarias, como por ejemplo el que nos dice que un 40% de los españoles gasta más de 6.000 euros para reformar su vivienda, según podemos ver en el medios digitales como Europapress. Un edificio viejo será más propenso a tener que cambiar calefacciones, electricidad e incluso ascensores, lo cual derivará en un gasto futuro a sus propietarios a modo de derramas.

Otro de los aspectos más importantes es ubicación de la vivienda. No puede tener el mismo valor, un piso que se encuentre en el propio centro que uno que se encuentre en las afueras, en los extrarradios. Aparte de esta clara diferencia, los que se encuentren más en el centro de la ciudad también tendrán diferentes valoraciones en cuanto al tipo de zona en el que se encuentren. Si se encuentra en un barrio tranquilo, estará mejor valorado que uno que se encuentre en una zona asociada a la fiesta, que es más ruidoso.

También de su cercanía al transporte público como pueden ser las bocas de metro, estaciones de tren o de autobús. En este sentido, no podemos otorgarle un mismo valor a un piso en todo el centro de la ciudad, cercano a todo, en comparación a uno que se encuentra al lado de las vías del tren.

Que se encuentre cerca de centros de salud, supermercados o tiendas también es importante debido a que se concentra una serie de servicios alrededor del mismo que, gracias a su cercanía, es posible acceder a ellos andando sin necesidad de desplazarse demasiado.

Siguiendo en la línea de los aspectos de más sentido común, la superficie del inmueble es otro de ellos. Un piso que cuente con más metros cuadrados que otro, tendrá una mejor valoración. Una vivienda grande, por norma general, en igualdad del resto de condiciones, costará más que otra más pequeña.

Otros aspectos secundarios que también son importantes
El estado del edificio, la ubicación y la superficie serían, pues, los aspectos más relevantes a la hora de tasar el precio de la vivienda. Sin embargo, existen más aspectos que, pese a no ser tan importantes como los anteriores, también tienen su peso a la hora de tasar el piso.

Estos valores son entre otros, la distribución de la vivienda. Hay pisos mal distribuidos y es por ello que resultan menos atractivos para algunos usuarios: pasillos muy largos o falta de habitaciones, debido a una mala distribución, puede llegar a ocasionar gastos como los que hemos hablado anteriormente de las reformas. Si no nos gusta la distribución con la que cuenta, o necesitamos menos habitaciones, tener que andar tirando paredes o cerrar terrazas hace que suponga un desembolso mayor la adquisición de la vivienda.

Otros aspectos como si tiene o no tiene ascensor son importantes. Está claro que el ascensor es una herramienta de comodidad bastante necesaria, sobre todo vivimos en un piso alto. Aparte, es importante añadir, que un piso que no cuente con ascensor, es probable que cuente con él en el futuro, lo cual pese aumentar el valor del piso, tendrá la consiguiente derrama. Es por esto que podríamos estar incurriendo ante un gasto a mayores más adelante.

Tener también en cuenta la altura del piso es importante puesto que un piso alto generalmente contará con mejores vistas y una mayor iluminación, otorgándole mucho más valor.

En definitiva, teniendo en cuenta todo esto, podemos comparar diferentes aspectos de las viviendas, sin pasar por alto cada una de sus particularidades. Podemos llegar a entender por qué un piso ubicado en la misma zona, puede tener un mayor o menor valor.

Hay que tener presentes todos estos factores y no dejarnos engañar. Muchas veces, aplicar el sentido común es el mejor de los remedios ante todo este tipo de engaños.

Herramientas como Trovivalora son de gran valor a la hora de hacernos una idea de en cuánto puede estar valorada nuestra vivienda. No se trata de una tasación con valor legal, pero sí totalmente fiable para saber en qué rango de precios vamos a poder vender nuestra vivienda.