Economía
Simón Pérez.

No dejamos de ver en televisión anuncios sobre clausula suelo de hipotecas, como los clientes reclaman a sus entidades financieras, como los bufetes hacen demandas colectivas y hasta los empleados de los bancos se revelan.

Por otro este diciembre las hipotecas a tipo fijo, por un tema u otro, se han controvertido en un tema de moda, tanto en tertulias y debates, como en prensa escrita y videos virales.

¿Qué es una clausula suelo?

Supone limitar el interés variable de una hipoteca referenciada a un índice, como por ejemplo el Euribor, de modo que si la suma de Eubior+1,5% o el diferencial que tengamos, baja por ejemplo, del 3%, la hipoteca queda ahí anclada.

Esto lo crearon y aplicaron las entidades, para su exclusivo interés y beneficio, y el actual problema se gestó en un momento en que fijaron suelos elevados por los altos tipos, cuando el Euribor estaba en el 4 o 5% antes de estallar la crisis de 2008.
Luego vemos a las pobres personas llorando, pero en este caso tenemos la oportunidad de anticiparnos.

¿Se parece a una hipoteca a tipo fijo?

Pues viene siendo lo mismo, aunque del signo contrario, que una cláusula suelo.
Actualmente el Euribor está en negativo, pero ello durará poco tiempo, a lo sumo un año más. Los expertos confían en que se encuentre en niveles del 2% en 2020. Ello puede incrementar la cuota de una hipoteca variable más de un 30%.

Por ello si elegimos una hipoteca a tipo fijo, por ejemplo, al 2,5% en lugar del EURIBOR +1%, dado que el índice hoy vale menos que 0, pagaremos hoy bastante más interés por ser fija.

Pero estamos asegurados, nunca pagaremos más que eso. Los tipos mucho más allá no van a bajar y por debajo de cero no se aplican. Por ello hacer una hipoteca a tipo fijo hoy es como poner una cláusula techo, para proteger nuestro interés y no el del banco.

Por todo ello, hacer una hipoteca a tipo fijo es como poner una cláusula techo en nuestras hipotecas variables, limitar los tipos para que no suban nunca. Es ciertamente adecuado en el momento actual, con los tipos de interés en mínimos de 200 años, con el Euribor en el mínimo de toda su historia.

Y por el contrario si hacemos una hipoteca a tipo variable estamos cometiendo un gran error, algo que pronosticamos en el futuro será mucho peor que hoy el tema de las cláusulas suelo. Una cláusula suelo no permitía reducir las cuotas, pero los tipos variables las harán aumentar, lo cual es mucho peor.

¿Qué debemos hacer entonces?

Los movimientos económicos tienen tres oleadas, la de los listos, de los mediocres y de los tontos, ahora tenemos la oportunidad histórica de ser los listos y hacer esto con más 1 año de antelación.

Ser tan listos como los bancos y que no nos cojan con el pie cambiado ante otro de los grandes dramas del futuro en finanzas personales. Podemos ver un Euribor al 5% como ya estuvo o muy por encima al 6% o 7%, y con ello podríamos ver las cuotas de hipotecas variables incluso duplicarse con un gran drama económico, desalojos y desgracias familiares por doquier.

¿Dónde quiere estar dentro de 10 años? ¿Llorando, llamando a los abogados de la televisión o prefiere estar en el dulce confort de su casa al abrigo de una buena decisión?