Economía
Lorena Aznar con Pepe Navarro. IF
Pepe Navarro exige a su exmujer y a sus hijos que abandonen la vivienda familiar

Pepe Navarro y su ex mujer, Lorena Aznar, libran una dura batalla en los juzgados desde que separaran sus caminos el pasado diciembre de 2017.

Tras la demanda de divorcio presentada por ella en octubre, ahora es él quien se ha tomado revancha y ha interpuesto medidas legales contra Lorena, con la intención de que abandone junto a los dos hijos del matrimonio, Layla y Darco, la residencia familiar que posee el presentador en Madrid.

Al acordar su separación, Pepe Navarro transmitió a Lorena su intención de poner a la venta su espectacular ático madrileño, donde reside la familia, para saldar la deuda que asegura tener con una entidad bancaria.

Su ex mujer, entonces, le dijo que si abandonaban la vivienda, él tendría que garantizarles un nuevo hogar para ella y los dos hijos que tienen en común, aún menores.

Fue en este punto donde surgió el desacuerdo y Pepe terminó presentando el pasado 20 de diciembre una demanda de Jurisdicción Voluntaria contra Lorena, con el fin de que sea el juez quien decida.

En el marco de esta batalla judicial, Navarro y Aznar se vieron las caras en los juzgados el pasado 2 de marzo, tal y como desvela la revista Diez Minutos. Ambos llegaron por separado, acompañados de sus respectivos abogados y ni siquiera se saludaron, buena muestra de la tensión que reina entre ellos.

La ley será quien decida ahora el futuro del matrimonio, que se rige por las medidas provisionales que acordaron el pasado 21 diciembre y que determinan que el padre se encarga de pagar los colegios, así como la pensión alimenticia de los niños por un total de 1.000 euros. Además, se otorga la guarda y custodia de los hijos a la madre, así como el uso de la vivienda familiar, según cuenta el mismo medio.

No obstante, el uso de la vivienda por parte de la progenitora está limitado en el tiempo, puesto que Navarro solicitó previamente y mediante escrito una autorización judicial para la venta de la casa, que sería el medio de saldar su deuda.

Como recoge Informalia, la vivienda en cuestión, que figura a nombre de una sociedad que cuyo administrador único es Pepe Navarro, está grabada con más de 2,5 millones de euros a favor de una entidad bancaria, con la que el periodista negoció en su día un préstamo multidivisa.

Ahora, para salvar la deuda, el presentador habría negociado la dación en pagó de uno de los platós que posee y cerca de 1,5 millones de euros procedentes de la venta del domicilio familiar.

Para lograr su objetivo, Pepe le ha ofrecido una alternativa a su mujer: pagar entre 1.000 y 1.200 euros de alquiler en la nueva casa donde resida Lorena junto a sus dos hijos. Ella ha rechazado la oferta y le ha transmitido sus pretensiones, calificadas de "inalcanzables" para el presentador, que dice ser un jubilado que no puede hacer frente a tal desembolso.

Cabe recordar que el periodista tiene otros tres hijos, dos con Eva Zaldívar y uno de su relación con Ivonne Reyes.

Casa en Ibiza, platós en Madrid,...

Además de la vivienda familiar en Madrid, Pepe posee una magnífica casa en Ibiza, cuyo precio sobrepasa los 8 millones de euros, un inmueble cercano a San Sebastián de los Reyes y varios platós de televisión en la comunidad de Madrid.

Lorena, por su parte, recibe ingresos como profesora funcionaria y apuntan que gestiona varios inmuebles propiedad de su madre, que se encuentra en un avanzado estado de salud debido a su avanzada edad.