Karolina Pliskova no pudo contener la rabia al caer eliminada del torneo de tenis femenino de Roma frente a la griega María Sakkari. Su adiós del Foro de la ciudad eterna fue toda una demostración de furia descontrolada, golpeando con ira su raqueta contra silla del juez arbitro.

El cabreo de la tenista checa comenzó cuando Pliskova, que defendía el cuarto de final obtenido en Roma en la anterior edición, protestaba al árbitro por negarle un punto a su favor cuando sacaba con empate a cinco juegos y 40-40 en el marcador en el set decisivo. Era un punto clave para el desarrollo del encuentro y se lo dieron por perdido, recoge Exclusiva Digital.

     

Finalmente, perdió el duelo por 3-6, 6-3 y 7-5 y quedó eliminada. La checa, número 5 del ránking mundial, fue a estrechar la mano de la griega en el centro de la pista. Su cara era todo un poema y daba a entender su disgusto, aunque la cosa no quedaba ahí.

Cuando debía estrechar la mano del árbitro, Karolina Pliskova no sólo no saludó a la juez, sino que estrelló su raqueta, en tres ocasiones y de forma violenta, contra la silla, provocando un llamativo agujero en la parte lateral. En las imágenes de TV también se ve a su entrenador, Thomas Krupa, haciendo un gesto obsceno a la cámara durante el partido. Aún la WTA no ha emitido comentarios ni ha sancionado a ninguno de los dos