Katerina Zarutski, una 'influencer' de 19 años, estaba pasando unos días de vacaciones en Bahamas y decidió hacerse unas fotografías rodeada de tiburones nodriza cuando uno de los escualos la mordió en un brazo.

Un ataque que le ha dejado huella pero que al mismo tiempo, haberse hecho virales las imágenes , la joven ha duplicado el número de seguidores en su cuenta de Instagram.

Muchos son los influencers que arriesgan su vida para conseguir la fotografía perfecta llegando al límite de incluso perderla algunos. La última en hacerlo ha sido Katerina Zarutski. Esta joven de 19 años estaba de vacaciones en las Bahamas cuando decidió hacerse una fotografía en una estanque lleno de tiburones nodriza para después subirla a su cuenta de Instagram, donde la siguen más de 30 mil personas.

Pero según informa Exclusiva Digital,los deseos de la chica no terminaron de la mejor manera ya que cuando Katerina estaba rodeada de tiburones, uno de ellos la mordió en un brazo hundiéndola en el agua. Tras el ataque Katarina consiguió zafarse del animal y salir rápidamente de la piscina.

A pesar del enorme susto, la joven solo ha sufrido una herida por la mordedura. al margen de tener que tomar antibióticos durante un mes para no contagiarse de las bacterias que el tiburón pudiera tener. "Tengo suerte de conservar el brazo", ha afirmado a BuzzFeed New

Esta actividad es muy común en las Bahamas y por lo general, los tiburones suelen ser "inofensivos para los humanos" pero en ocasiones se dan excepciones como la de Zarutski.