Ha sido en Louisville, en Kentucky y la oronda policía no se cortó un pelo.

Para el tráfico y haciendo gestos con las manos logra que la pata y los patitos crucen a paso ligero en la dirección marcada, ante el asombro de los conductores.