Residentes de la ciudad rusa de Surgut, en el distrito autónomo de Janty-Mansi, han sido testigos del 'despertar' del río Obi, cuando los hielos sobre sus aguas empezaron a moverse tras la temporada invernal

En una zona de la ciudad, los hielos incluso salieron de los límites y destruyeron una barrera en un muelle de la ciudad.