Científicos del Instituto Geofísico de Botswana, universidades e investigadores de otros países exploraron la región durante cinco días. Pero solo hasta el 23 de junio pudieron encontrar el meteorito de unos pocos centímetros de tamaño. El hallazgo no solo determinará las características químicas del asteroide, sino que también calibrará de forma más precisa el sistema de advertencia de posibles caídas de asteroides. El meteorito, de acuerdo con las leyes de Botswana, será transferido al Museo Nacional después del estudio.