La NASA ha anunciado este jueves que nuevas observaciones de tres de los mayores radiotelescopios del mundo han permitido saber que un asteroide descubierto el año pasado es, en realidad, de naturaleza doble y está compuesto por dos cuerpos celestes de 900 metros cada uno que se orbitan entre sí.

El asteroide 2017 YE5, que fue descubierto el pasado 21 de diciembre gracias a las observaciones proporcionadas por el Estudio celeste de Marruecos Oukaimeden, se considera un cuerpo cercano a la Tierra. Hasta finales del mes pasado no se conocían detalles de las propiedades físicas de dicho asteroide.