En el marco de la atmósfera futbolera que reina en Rusia, en San Petersburgo se jugó un partido subterráneo por primera vez en la historia. A casi 70 metros bajo tierra, los empleados del metro se enfrentaron a un equipo formado por varios hinchas. En una cancha reducida, debido al espacio de la estación, los aficionados se llevaron la victoria.