El ambiente del Mundial ya se respira en la capital rusa, donde grupos de aficionados de diferentes países se congregan para entonar cánticos, bailar y alentar a sus equipos.

De hecho, la alegría de un grupo de hinchas mexicanos reunidos a las afueras del estadio del FC Strogino distrajo tanto a dos conductores rusos, que acabaron chocando. Según explican medios mexicanos, el primer auto frenó donde no debía y el otro no frenó a tiempo.

Cuando ambos conductores bajaron de sus coches para revisar los daños, los aficionados mexicanos los animaron y aplaudieron hasta que continuaron su camino.