A lo largo de cuatro años, Hubert Wirth, jubilado alemán, ahorró para cumplir su sueño de viajar sin ninguna prisa y conociendo a montones de personas