Muchos hinchas argentinos reunidos en Buenos Aires no pudieron contener las lágrimas tras la derrota de la albiceleste a manos de la selección francesa, que terminó imponiéndose por 4-3 en un partido eléctrico.