Casi ninguno de nosotros logrará ganar en su vida un millón de euros pero hay algunos para los que convertirse en millonarios es algo que viene de nacimiento: el príncipe Moulay de Marruecos es un buen ejemplo.