Quede claro que hay gente para todo. En cualquier caso, algo se nos escapa porque no queda claro cuál es el motivo del enfado de 'Don Limpio', pero resulta evidente que algo cabrea de verdad al humilde y puntilloso funcionario del servicio municipal de recogida de basuras.

Tras lo que parece un frustrado intento de vaciar totalmente el cubo en el camión de la basura, la emprende a golpes y patadas con todo, pero recoge hasta el último cascote del destrozo.