Una cámara de seguridad captó el momento en el que un auto fuera de control derribó varios postes de luz en una carretera de Wisconsin (Estados Unidos). El conductor dio positivo en el test de alcoholemia al que le sometió la Policía. Pese a lo aparatoso del accidente, afortunadamente nadie resultó herido.