El suceso tuvo lugar el 29 de junio en una avenida en Pinellas Park (Florida, EE.UU). El conductor huyó del lugar y la policía local publicó el video del incidente con la esperanza de localizarlo.